29 diciembre, 2006

Algo personal - a modo de venganza.

A mi hermanita Inma, que me dijo que no contaba nada personal...

Tengo el manuscrito original de una novela famosísima.

Hace años, pues más o menos a principios de los noventa, estuve saliendo con una señorita que trabajaba de relaciones públicas en un sitio en el que se celebraban conferencias. Gracias a ella estuve tomando una cerveza con Alejandro Amenabar y Ana Torrent cuando presentaron Tesis (yo, que no veo las cosas a la primera, pensaba que los dos estaban liados), hice cola en el cine con Santiago Segura y le dí la mano al mismísimo Wim Wenders (nada de esto, en realidad, me sirvió de nada).

La señorita, evidentemente, me gustaba (por eso salía con ella). Pero era rara de cojones. Pero rara, rara. El caso es que un día, después de haber decidido que iba a hacer mil cosas extrañas con su vida, finalmente me dijo que quería ponerse a escribir, que ella tenía un don natural para hacerlo, que escribía de corrido y no tenía que hacer correcciones ni nada... Yo me reí como se ríen las personas cuando alguien tiene una ocurrencia rara...

Y al cabo de unos días, me entregó un mamotreto que te cagas. Una carpeta llena de folios y folios sacados de una impresora y que, curiosamente, estaban trabajados. Con trabajados me refiero a que en todas las páginas había acotaciones en los márgenes, párrafos tachados, flechas indicando cambios de posición...

-Dime que piensas...

Me lo llevé. Yo, que soy bastante vago y que seguramente estaba leyendo algo de cine, pasé siquiera de abrir la carpeta. Yo era el novio malo de las películas y ella la tipa rara, pero el caso es que me daba pereza.

Y llegó la separación (no por no leer el libro, en realidad, ni siquiera recuerdo exactamente por qué se rompió la relación aunque recuerdo el enfado por alguna tontería). No la volví a ver nunca más. En Madrid eso era posible, porque si rompes con alguien en Canarias, te la encuentras todos los días...

Unos nueve o diez años más tarde, ya afincado en mi islita, pasé por la Feria del Libro de Las Palmas y allí, en una de las casetas, estaba el libro más vendido del año. Su escritora, premio Planeta del año en aquel momento, estaba firmando ejemplares a una larga cola de seguidoras. Yo no sabía que hacer, así que timidamente me quedé en un segundo plano hasta que ella levantó la mirada y me vio allí, mirándola fijamente. Como no habíamos terminado demasiado bien, yo no esperaba algo tipo película, ni un abrazo, ni siquiera esperaba irme a tomar algo para recordar viejos tiempos... pero tampoco esperaba que me gritara:

-¡¡¡ Devuélveme el manuscrito!!!

Sigo sin leerlo, pero como ella escribe sobre sus vivencias, siempre pienso que en alguna novela debe haber un personaje de novio simplón que no lee lo que la protagonista escribe... Si existe ese personaje, soy yo.

PD: Hace un año, ella formaba parte del jurado del Festival de Cine de Las Palmas, me acerqué a saludar (joer, ya tengo canas y dos hijos en el mundo) y ella debe tener hijos, por lo menos, parecía embarazada (jeje) y me miró con cara de no conocerme. La carita esa de "me suenas, pero espera un momento que te tengo que ubicar...". Así que me dí media vuelta y me alejé verdaderamente triste mientras pensaba el valor en Ebay del manuscrito de un Premio Planeta.

28 diciembre, 2006

HARD CANDY

Hacía bastante tiempo que quería ver esta película. Es una de esas cosas de las que me ha hablado tanta gente que, finalmente, no me tendría que gustar. Las expectativas eran altas. Y me ha encantado.

Tiene ritmo y una tensión absolutamente demencial. Los dos actores están fantásticos y podría ser una obra de teatro perfecta. En realidad, son dos decorados y dos actores (y algún cameo corto)... pero ay... la tensión...

Para los que no sepan nada, les pongo en antecedentes antes de que vean el trailer. Un pedófilo se cita con una niñata de catorce años vía chat. Se conocen y se van a la casa de él. A partir de ahí, todo transcurre en la casa del tiparraco.



Es un buen trailer porque prácticamente no cuenta nada y sin embargo, deja ver un poquito del mal rollo que existe en la película. El mensaje es totalmente amoral, desquiciado... sí, amigos míos, os estoy recomendando una película de dudosa moral pero francamente bien hecha. Como cuando hablé de
Lenni Rieffenstahl, puedo no compartir la filosofía de la película y quedar encandilado por la obra.

Dos datos: la peli está hecha con dos duros. Ella se ha hecho famosa y ha salido en X-Men 3 y él (sabía que me sonaba su cara) era Raoul en la versión cinematográfica del musical El fantasma de la ópera.

PD: Por cierto, buscando en Internet he descubierto que Hard Candy es el nombre que se le dan a las niñas en los chats...

26 diciembre, 2006

La peli con bandas negras...

Sin foto que es un simple comentario.

Todavía hay casitas en las que se compran DVDs en plan FullScreen, o sea, sin banditas negras arriba y abajo. Desde que yo comprendí el concepto de WideScreen y FullScreen allá por los años 80, o sea, con diez añitos, me he vuelto loco explicando el porqué tenemos que comprar las cosas en Wide...

Bueno, hoy no me vuelvo loco con la explicación porque un tipo, con un simple vídeo de tres minutos de los créditos de Panorama para matar, lo ha hecho fenomenalmente bien. Atención a las letras, que se vuelven a rehacer para que quepan en la versión de vídeo...

Por otra parte, siempre es un buen momento para escuchar esta canción de Duran Duran



Por cierto, no se pierdan el nuevo vídeo de Borja y Polín en Que vida más triste.

George Clooney y otras cosas graciosas

El día 24 por la noche, después de la cena y todo eso, me quedé viendo la tele un rato. En Antena 3 ponían uno de esos programas ranking que me gusta tanto. No sé muy bien porqué tengo esta fascinación por los programas de recortes, de zapping y esas cosas.

El caso es que el "programa ranking" saltaba de "los sesenta momentos más embarazosos" a "los sesenta momentos más nosequé...". Discretamente divertido... hasta que llegó el mejor ranking de la historia: "los sesenta ataques de risa más divertidos". Todavía me estoy riendo. En realidad, como con Leslie Nielsen, es un amor que no debería reconocer...

En ese ranking, aparecía el que yo creo que es el mejor momento televisivo del año: el concejal gallego y la dotación de bomberos. No sólo tiene una risa muy contagiosa sino que sus comentarios, en pleno ataque, no tienen desperdicio... Creo que es el mejor vídeo de 2006:



Es un vídeo realmente bueno, aunque personalmente, hay cosas que son menos divertidas pero tienen ese puntito surrealista que me gusta tanto, como este vídeo que me he encontrado en Youtube:



¿Y George Clooney que pinta en todo esto? Pues que leyendo el blog de Oti Rodríguez Marchante, el crítico ha puesto un enlace a un artículo corto pero muy divertido de Toni García: las mejores y peores entrevistas. Para saber alguna curiosidad sobre quien es un fantasma y quien no. El enlace esta aquí.

No me puedo despedir sin algo de Pedro Piqueras, que cada día se ríe más...



Venga, otro de Piqueras...


24 diciembre, 2006

FELIZ NOCHEBUENA

Ya hace bastantes años que nació la persona que ha guiado el destino de muchos de nosotros. Un bebé que cambió totalmente el curso de los acontecimientos y que permanece en el corazón de todo ser viviente con algo de pasión en sus entrañas. Él es un icono. Un salvador. Una luz que nos guía. Hoy es nochebuena y siempre es un buen momento para recordar a Steven Spielberg.
Felicidades a todos.

22 diciembre, 2006

Danny Elfman ha vuelto ( y algo de Pascal Gaigne)

Ya lo saben, Danny Elfman me fascina.

En los últimos tiempos, solo compraría de forma incondicional el trabajo de dos compositores, el gran Elfman y, curiosamente, el del español Pascal Gaigne, que empezó a gustarme hace ya algún tiempo, pero que este año me ha impactado con Azul Oscuro Casi Negro y con Le cou de la Girafe (creo que esta última es una de las mejores bandas sonoras que he oído jamás, como no existe copia en el emule, os enlazo el trailer aquí para los que quieran intuir el tipo de música).

Pero hoy hablamos de Danny. Dicen las malas lenguas que su música no es como la de hace unos años, que la época de Eduardo Manostijeras o Pesadilla antes de Navidad ha pasado. Yo reconozco que las últimas bandas sonoras de Danny no me cautivan como antes, pero también es cierto que siguen siendo muy superiores a la media. Y es que en la actualidad me atraen muy pocos compositores (otro que me tiene ensimismado es Alexandre Desplat, todo lo que hace es bueno).

Sin embargo, Danny ha vuelto a la primera división con una joya de banda sonora: Charlotte´s Web, la famosa historia del cerdito Wilbur y la araña Carlota. Ahora la han hecho en carne y hueso y tiene pinta de ser el cuento perfecto para llevar a mi hija al cine. Lo que no sabía es que Elfman le había puesto música y menos, que fuera la obra maestra que es... Sigo alucinado. Y el corte 7 me va a acompañar durante muchas semanas...

Tampoco sabía que una de mis canciones favoritas de Pesadilla antes de Navidad causara tanta sensación en Youtube, todo el mundo la quiere cantar...



Algunas personas lo hacen de forma muy curiosa, otras de forma bastante torpe, y a otras les he cogido un poco de manía...

20 diciembre, 2006

ALEX DE LA IGLESIA

Alex de la Iglesia es un genio.

No hay que perderse su blog sobre la película que rueda en las afueras. Es divertidísimo. Como el post en el que le visita Mulder (en la foto) o ese en el que dice en referencia a un profesor de matemáticas de Oxford:

"Aquí le vemos a punto de empezar una charla de tres horas sobre cómo colocarle la pistola a los madelman sin romper el dedo gordo. Le preocupaba mucho el hecho de que llevasen ropa interior, y no pudo resolver el misterio de porqué no tenían pies, sino unos muñoncitos que encajaban en las botas. Aprendimos mucho."

Lo dicho, un genio.

PD: ¿He dicho alguna vez que estuve en el rodaje de El día de la bestia? Rodaban los planos del principio en los que Alex Angulo pasaba por delante de un quiosco, en plena Plaza de Castilla, en Madrid... Eran las tantas de la noche, zona de viento infernal y en pleno invierno. O sea, un frío que te cagas. Nos poníamos encima de las rejas del metro para que nos entrara algo de calor. A unos metros de nosotros, Alex miraba su monitor mientras comía pipas sin parar. No le molestamos. Pocos sabíamos el impacto que después causaría El día de la Bestia.

Por cierto, a ese rodaje fuimos Jose Antonio (gran crítico y profesor de imagen), Susana (gran productora y profesora de imagen), Adolfo (gran encargado de marketing de gran cadena de televisión) y yo (hago un blog y veo la tele)... y pudimos ir por la amistad de Susana y Adolfo con Pepe Quetglas, el mejor maquillador de España (sin dudarlo un ápice).

El fantasma del paraíso

El Fantasma del paraíso es una de mis películas favoritas. Lo tiene todo para que me guste, es de misterio, es musical, la dirige Brian de Palma y le pone la música el mágico Paul Williams.

Creo que de Palma es uno de los directores más interesantes de los últimos 30 años. No le importan las historias, ni los guiones, ni la coherencia... le interesa la forma de contar las cosas. Según ha declarado el director (en un libro imprescindible para comprender su filosofía "Brian de Palma por Brian de Palma"), él pone en los guiones las escenas que le apetece contar y simplemente las une. Por eso sus películas se resienten en su conjunto, no son perfectas, pero al mismo tiempo, nos regala sus famosos "set-pieces", escenas contadas como nadie nos ha contado las historias y de forma muy, muy arriesgada. Momentos como, por ejemplo, el asesinato de la vecina en Doble Cuerpo, la escena del museo en Vestida para matar, el tren en Carlito´s Way (según la revista Cahiers du Cinéma es la mejor película de la década de los 90), el comienzo de Snake Eyes o incluso el aireado final de Los intocables (ya,ya... pero es un homenaje perfecto y queda genial en la película) son para entrar por la puerta grande en la historia del cine.

Paul Williams, el músico, es otro cantar. Su carrera como compositor es mucho más importante que como cantante. Su labor en los últimos treinta años se ha centrado en ponerle música a los muñecos de la factoría de Jim Henson. Y además, fue el coprotagonista y compositor de esta joya setentera: El fantasma del paraíso.

En su momento, El Fantasma del paraíso fue un fracaso espectacular. Nadie supo si se trataba de un musical, de una peli de misterio... y no encontró su público. Pero es la típica película que con la televisión y los nuevos medios tecnológicos ha tenido una segunda vida y ahora es una pieza de culto. Y las mejores transiciones cinematográficas de de Palma están contenidas ahí.

Y lo que yo pensé que era algo personal con la peli, de repente me informan que hay un pueblo en EE.UU. que se vanagloria de que cuando se estrenó El Fantasma del Paraíso en el 74, sólo tuvo éxito en dos sitios: en París y en...Winnipeg, una pequeña ciudad en Estados Unidos.

Ahora, en Winnipeg han celebrado el festival de Phantompalooza
con todos los protagonistas de la peli y han cantado en directo, dado conferencias y celebrado el acontecimiento. Habría dado lo que fuera por haber podido ir, aunque cada día me asusta más ver como pasa el tiempo por las personas. Esto es alucinante. El principio de la película (para los que no la conozcan, es una canción deliberadamente fuera de tono aunque fantástica, porque se trata de mostrar un grupo musical un poco chungo. Es importante ver estas imágenes, por lo menos desde el minuto 1:20 hasta el 2:20 y fijarse no solo en el cantante sino en sus dos compañeros del coro.



Y ahora, vemos a los mismos tres personajes algo más de treinta años más tarde en el festival de Winnipeg:



Hay mil vídeos de este evento, sólo hay que poner phantompalooza en Youtube, yo estaba pensando en poner algún vídeo de Paul Williams, pero en realidad me apetece ver cualquier momento suyo en los teleñecos, como aquella magnífica versión de Cuentos de Navidad con Michael Caine o con esta secuencia en la que Williams canta una de sus canciones con unos muñecos que son muy, muy parecidos a él. Paul Williams, pequeño y raro en sus formas, es un genio a rescatar.



PD: Mucho antes del emule, algo antes de Internet, la banda sonora de El fantasma del paraíso la mandé a pedir a Japón en una tienda de Madrid que se llamaba Cinescore. Me costó unas 5.000 pesetas de finales de lo 80. Eso sí, sigo escuchándola a menudo, por lo que fue una inversión muy rentable.

19 diciembre, 2006

La lista del Rey

No es que yo piense que este señor de la foto, el escritor Stephen King, tenga especial interés. Posiblemente es porque yo soy uno de los cuatro españoles que no ha leído nada de él. Pero sí, he visto prácticamente todas sus adaptaciones al cine. No es garantía de buena historia pero Carrie, El resplandor y Misery me siguen fascinando.

El caso es que leo en el magnífico blog de Uruloki que Stephen King ha sacado una lista con sus diez películas favoritas del año. Y a mí, como a todos los cinéfilos, esto de hacer listas es que nos vuelve locos. Yo no puedo hacer ninguna porque, como he escrito en muchas ocasiones, tengo dos enanos en casa que han retrasado un pelín el ritmo de cine que me gustaría recuperar... No he visto tantas películas en el cine como llenar una lista de ¿diez películas?

Pero el caso es que estaba muy mosqueado porque todas las pelis me habían gustado y mucho. Y el Sr. King piensa como yo (vaaaale, a lo mejor soy yo el que pienso como él). Sus cuatro primeras posiciones corresponden a cuatro de mis últimos post: El laberinto del fauno, United 93, Infiltrados y Casino Royale ( y la sexta es El Ilusionista, de la que tambien hablé... ¿mola eh?).

Y ya con los Goyas en pocas semanas, es evidente que apoyo las candidaturas del laberinto, y repartiría algunas migajas entre Volver y Alatriste... La banda sonora se la daría al Fauno, muy superior a las otras dos... además, Alberto Iglesias (músico de Almodóvar) ya tiene demasiados Goyas... Y a Maribel Verdú le daría un Goya y un abrazo por el peazo de papel que tiene en el laberinto... tanto nombrar a la niña y a Sergi López y nadie se ha dado cuenta de que el peso de la película recae claramente en la Verdú... ayayayay...

18 diciembre, 2006

Nunca volverás a comer en esta ciudad

La carrera de Julia Phillips es corta pero intensa. En sólo cinco años, produjo verdaderas obras maestras del cine: Encuentros en la tercera fase, El golpe y Taxi Driver. Si las cosas no se hubieran torcido, hoy todo el mundo conocería a Julie, pero se metió en rollos muy raros de drogas.

Hace cuatro años que Julie Phillips murió. Entre sus historias más celebres se encuentra esa en la que, minutos antes de que le den el Oscar por El golpe, se mete en el cuarto de baño y se pone de todo, absolutamente de todo. Cuando dicen su nombre, sale al escenario visiblemente drogada. O aquella historia en la que un amigo suyo, el productor Bert Schneider sale de ver Taxi Driver y le comenta a Julie que no le ha gustado mucho la peli. Al cabo de unos años, un tipo obsesionado con Taxi Driver y con Jodie Foster intenta asesinar a Reagan. Julie se vuelve a encontrar a Bert y le dice: No era tan mala la película, ¿eh?, y Bert contesta: Si hubiera sido buena, lo habría matado.

Sin embargo, la historia que siempre me ha parecido horrible es aquella en la que Steven Spielberg la echa del rodaje de Encuentros en la tercera fase. Por lo visto, su alto consumo de drogas estaba perjudicando el plan de rodaje de la película. No es que me parezca horrible que el joven Spielberg echara a la productora, lo que me parece horrible es la situación...

De todo esto, ya recuperada de las drogas, Julie Phillips se vengó en un libro que conmocionó a Hollywood: You´ll never eat luch in this town again. En él, no sólo contaba cosas de como todo el mundo le abandonó cuando comenzó a drogarse. En realidad, cuenta los pormenores de todas sus relaciones laborales y personales con la creme del Hollywood de los 70. Si tenemos en cuenta que en solo cinco años hizo un montón de obras maestras, también tenemos que pensar que sus relaciones eran bárbaras. Muchos famosos intentaron parar la publicación de este libro, incluido Warren Beatty, que por lo visto le propuso una escena sexual con ella y con su hija.

Lo que no comprendo es que todos los peces gordos del Hollywood actual se preocuparan tanto como para convertir este libro en el mayor bestseller de Hollywood y que en España, después de tantos años, no se haya ni traducido ni publicado. Cada día leo más blogs pidiendo este libro. Yo me uno a ellos.

PD: De paso, aprovecho para decir que "Encuentros..." es una de las películas de mi infancia. Me veo a mi mismo en cada plano. Forma parte de mi pasión por el cine y de alguna manera, todo empezó con estas imágenes...


MADAME FLEISS Y EL POSEIDON

El día que reconocí que era un comprador compulsivo de música, dvds y libros me quedé mucho más tranquilo. Mi idea de viaje cultural es ir a una ciudad extranjera para examinar las tiendas de DVDs...
No me sobra el dinero, pero reconozco que soy un temerario (aunque la verdad es que equivocarse con la compra de un DVD está lejos de ser una mala inversión, sobre todo desde el momento en que lo puedes vender en Daily Price).
Lo digo porque ayer, buscando La joven del agua, me encontré con un DVD de una peli sobre Heidi Fleiss, un biopic de la famosa Madame de Hollywood... se cuenta y se rumorea que todo actor con presente y futuro pasaba por las camas de Madame Fleiss. Lo curioso de la historia es que nadie, nunca, me había hablado de esta película y, por supuesto, no he leído nada sobre ella... un riesgo añadido es que la carátula tiene pinta de peli mala, mala... tirando a peli de televisión...
Pero me encanta haberme arriesgado con la Fleiss, incluso sabiendo que debe ser una película como una piedra. Sin embargo, había leído en todas partes que Poseidón era mala y también la compré... con dos cojones... y, lamentándolo mucho, esta vez los críticos tenían razón... es mala mala... como Risto. Tiene dos secuencias memorables: los títulos de crédito (que son un largo plano secuencia bastante bien trabajado en donde canta la infografía por todas partes, pero que conceptualmente mola bastante) y, por supuesto, la ola que pone el barco patas arriba... en total unos cinco minutos... Y a ver quien se traga los 85 restantes... Yo pensaba "no será tanto, una peli con el barco al revés, como mínimo, debe ser entretenida"... pero me pasé la peli pensando en los 12 euros del precio. No recomiendo ni piratearla.
El principio de la peli, con la magnífica melodía de Klaus Badelt, está aquí. No os gasteís 12 euros.

15 diciembre, 2006

Viva Morricone

Hace muchos años, en una de esas encuestas raras que hacen en la calle, preguntaban a la gente que pasaba por la calle cuál era su cantante favorito. Todavía me duele la mandíbula del ataque de risa que me entró cuando una de esas personas, con mirada perdida en el infinito y pose intelectual contestó:

- ¿Cantante favorito? Sin duda Tutto. Tutto Pavarotti.

Lo siento, no podía evitar recordar esta historia. Y tampoco quería escribir ningún post esta semana. Ha sido bastante dura y no he tenido tiempo ni para pensar en los cigarros que ya no me fumo. Y sin embargo, hoy jueves por la noche, leo en Internet que le van a conceder un Oscar honorífico a Ennio Morricone. Gran noticia.
Vale un post y quitarme una horita de sueño.
Ennio Morricone ha hecho muchas bandas sonoras, muchas más de las que se pueden comprar o bajar en la mula. Son tantas que hasta sus biógrafos no se ponen de acuerdo, aunque como hoy es noticia, ya he leído en un par de sitios que Morricone ha compuesto más de trescientas bandas sonoras.
Da igual las que ha hecho, lo que realmente importa es que algunas de ellas son muy, muy buenas. Y como de Morricone hay mil páginas web, es absurdo que os cuente su vida... pero si voy a decir que una de mis bandas sonoras favoritas en Cinema Paradiso (aunque el Love Theme lo haya compuesto Andrea Morricone, su hijo)... que los títulos de crédito de Frantic me ponen... que La Misión es demoledora... que Los Intocables es perfecta... que si el pianista del océano, que si la cosa, que si sus western... ¡que Morricone es un genio! (aunque lo de grabar una melodía con un silbidito nunca me llamó demasiado la atención... ni en su momento ni ahora, con la carga de la nostalgia).
Por otra parte, empieza la época de premios: Goyas, Globos, Oscars... Los periodistas que se dedican al cine de forma profesional en general son muy, muy malos. Todos los días leo blogs de gente que son mucho más interesantes que los profesionales. Lo digo porque todos, oficialmente, comienzan a decir las mismas tonterías (y además, las dicen de la misma manera: "Los Globos de Oro son la antesala de los Oscars" (esta es la más popular); "La entrega de los Goya es un copia mala de la entrega de los Oscars", "En los Globos de Oro sólo vota la crítica extranjera, que en realidad sólo son cuatro gatos", "Alfred Hitchcock nunca ganó un Oscar", "El Color Púrpura no ganó ningún Oscar de sus 12 nominaciones", "Jack Palance no leyó el nombre de la actriz que tenía que ganar, sino de la única actriz americana nominada"...
Bueno, este año voy a adelantar una de las frases para la gala de los Oscar. La repetirán cinco o seis veces y da igual que cadena los retransmita: "Ennio Morricone ha estado nominado muchas veces y nunca ha ganado. Ahora le dan el Oscar honorífico para compensar ese error". Con todos mis respetos: típica gilipollez monumental.
Por cierto, puede parecer que mi actitud ante los Oscars es negativa. Todo lo contrario. Esa noche no duermo, estudio las nominaciones, me preparo con rigor, y grabo todas las galas. Pero creo que tiene que ver más con mi pasión por los musicales que por mi pasión por el cine. Me encanta la puesta en escena, me encantan las realizaciones televisivas (cada año innovan un pasito más en el mundo de la tele, aunque en España no nos demos cuenta y sigamos persiguiendo famosos en los aeropuertos), los números musicales, los trajes, los nervios... Pero no creo que signifiquen nada más que eso. No me enfado porque mi película favorita no gane, ni porque nunca nominen a Danny Elfman, ni monto en cólera cuando le dan el Oscar a una actriz por hacer espantosamente mal de Katherine Hepburn en "El Aviador"... En realidad, me da igual. Los Oscars no son una buena forma de medir la calidad anual del cine, pero Dios mío, os aseguro que es la fiesta a la que me gustaría ir...

11 diciembre, 2006

George Lanzeby

George Lanzeby ha sido el único Bond que ha actuado sólo en una película. Y aunque parezca un esnobismo de cinéfilo, es posiblemente la mejor película de James Bond que se ha hecho, por lo menos, hasta la llegada de este Casino Royale. Yo, después de muchos años, la he vuelto a ver en una de esas ediciones que ahora han sacado en DVD y que están plagadas de extras magníficos y creo que Al Servicio Secreto de su Majestad está, como mínimo, a la misma altura de Goldfinger.
Viendo los extras del DVD (repito, magníficos), uno se da cuenta de muchos detalles que nos hacen cambiar la percepción de las cosas. El actor no está nada mal en la película y es un digno agente, por lo que no se comprende por qué nunca volvió a ejercer de 007. Es más, la película no fue un fracaso económico (aunque no dio tanto dinero como Sólo se vive dos veces, la peli anterior) y se vive uno de los momentos más intensos de toda la saga: su matrimonio con Diana Rigg.



Y aquí viene la sorpresa. George Lanzeby no ejerció más de James Bond por chulo. Broccoli, productor de toda la saga, no aguantó más “tiras y aflojas” con un señor que todavía no era nadie. Ejemplo clarito, clarito: en el rodaje de la peli se ponen una serie de notas en el plató para una fiesta. Todo el mundo acude menos George. A mitad de la noche, en plena fiesta, llega el actor ofendido porque nadie lo ha invitado. El productor le dice:

- Pero George, hemos dejado carteles por todo el plató...
- Ya. Pero nadie me lo ha dicho personalmente y yo soy la estrella.
- No, George, ni tú ni yo podemos decir que seas una estrella. Cuando se estrene tu primera película, el público decidirá si eres o no una estrella.

Genial. Adoro a Broccoli, uno de esos productores piratas y mercenarios que hacían películas apostando su propio dinero y que estaban realmente interesados en hacer cine. Llegó a perder toda su fortuna con una sola película y cuando recuperó algo de dinero con el primer Bond (el Dr. No), decidió invertirlo de nuevo en hacer Chitty Chitty Bang Bang.

Como en todas estas películas, el actor estaba asegurado... un simple esguince puede paralizar todo un rodaje y arruinar una película. Por lo tanto, y aunque estuvieran en la nieve, no se le permitía esquiar... pero Broccoli, cada vez que salía a desayunar, se encontraba a nuestro George esquiando en la pista... y riéndose por su pequeña travesura...

Lanzeby podría haber seguido siendo Bond. Podría haber rodado todas las películas que hizo Roger Moore... sin embargo, el público no fue a verlo en masa y aunque se recuperó la inversión, Broccoli aprovechó la circunstancia para sustituirlo por Connery de nuevo en Diamantes para la eternidad. Un claro paso atrás para corregir.

En este vídeo se puede ver como Lanzeby mira a cámara y dice: "Esto no le pasaba al otro", en referencia a Connery. Una frase que da paso a los únicos títulos de crédito iniciales sin cantante.


En la actualidad, Lanzeby se dedica al doblaje de dibujos animados y a hacer malas películas de televisión. Él mismo, en los extras, se auto machaca diciendo lo tonto que era y lo poco que aprovechó su oportunidad. Ahora es bastante más prudente. Reconoce que nunca pensó que Bond seguiría teniendo éxito, ya que “al fin y al cabo, lo que en ese momento estaba de moda eran los motoristas y los peludos en plan Easy Rider, no los tipos peinaditos y enchaquetados...

Finalmente, Lanzeby dice “yo podría haber hecho una magnífica carrera como James Bond...”

PD: Los extras de todas estas películas me hacen comprender que el gran mérito de la serie de Bond está en Ken Adam, su diseñador de producción. Todos esos decorados maravillosos, esos sitios, esas cuevas... Y películas como Los Increíbles, que en principio parecían deudoras de James Bond, en realidad, son deudoras de Ken Adam. Este señor ya tiene un nuevo fan.

05 diciembre, 2006

¡Regalitos!

Llega la época de regalitos.

Ahí va el mío.

No puedo fomentar la descarga de archivos vía Internet, aunque comparta esa idea, porque simplemente me aterra que aparezca un policía en casa y me ponga con Cachuli a atender el quiosco de alguna cárcel...

Pero en la página web de Alan Menken, que de vez en cuando ponen algún archivo interesante para descargar (ahí, por fin, vi el verdadero final de la película La tienda de los horrores), han colocado su musical maldito King David para descarga directa (no sé por cuanto tiempo).

Es un musical totalmente terminado, del que se hizo un concierto (que es lo que te vas a bajar) y que, finalmente, nunca se representó. Este disco ha estado sonando en mi casa durante años... Es magnífico.

La descarga... aquí.

04 diciembre, 2006

Detalles perfumados...

Opsss... en mi nueva línea... he vuelto a ir al cine (tras ese paréntesis que he hecho para tener un par de niños).

No he leído la novela "El Perfume", por lo que no puedo decir eso de que es peor la peli, que la novela es muy buena y que no hay comparación... pero si les voy a contar una cosa que decía Hitchcock constantemente: "Dos cabras están en el monte y hay un montón de rollos de película tirados en el suelo que, evidentemente, las cabras se están comiendo. Una le dice a la otra:

- Está buena está película.
Y la otra contesta:
- Sí, pero la novela era mejor".

Bueno, la película me ha gustado mucho, mucho. Lo de siempre, no sé si estoy escogiendo las películas con lupa o es que últimamente hay cosillas muy interesantes en las salas. Pero este director, que ya me había gustado mucho en Corre, Lola, corre, es un genio en esto de narrar con imágenes. Por eso me molesta mucho el trailer de la película, que la vende como una historia de asesinatos al uso y con mucho exceso de cámara, cuando la realidad es completamente diferente.



La película es, además de un ejercicio de actuación del protagonista -el joven se come a toditos, incluido Dustin Hoffmann y al robaplanos profesional Alan Rickman-, un despreciable mosaico de como debía ser la vida en el París del siglo XVII. Y ahí es donde están los mejores momentos de la peli: los decorados sucios, los trajes asquerosos, las paredes que sudan, las calles destrozadas, la mierda en el suelo, los pescados del mercado en montañas en las esquinas...

Yo, acostumbrado a que en las películas salgan todos tan guapos, me he quedado pasmado viendo las dentaduras y las manos de la gente. Sólo por una visión medianamente realista de esos años, vale la pena.

Gran película. No hagan caso a los críticos que no les ha gustado. Son pocos y cobardes.

Por último, Rachel Hurd-Wood, espectacular. Me da vergüenza decirlo porque la tipa nació en 1990 y podría ser mi hija... y además, hace un par de años la vi en Peter Pan y era Wendy. Bueno, da igual, es una mujer espectacular que se come la cámara a bocaos. Gran futuro para ella y para el joven Jean Baptiste (Ben Whishaw).

01 diciembre, 2006

Un mes para olvidar

Al final hablo de 007.

¿Por qué es un mes para olvidar? Porque tras la muerte del genial Basil Poledouris, ayer, horas antes de terminar noviembre, moría Shirley Walker, otra compositora de cine magnífica que, además, fue orquestadora y directora de algunas de las piezas más importantes de Danny Elfman. Lo hizo relativamente joven y de un aneurisma. Es de esas personas que estaba continuamente en "promete mucho"...

Estos meses chungos me recuerdan a un verano de hace dos años, que en menos de treinta días, murieron Jerry Goldmith y Elmer Bernstein, mis dos compositores favoritos. Todavía recuerdo el concierto de Goldsmith en Barcelona como uno de los momentos más emocionantes de mi vida.

Sigo. Hoy me han pasado el enlace del momento en que la familia de Basil Poledouris deja sus cenizas en el mar, como él deseaba. Un momento muy especial que vale la pena compartir. A veces uno se piensa que la gente de Hollywood es rara, pero este vídeo tiene muy buen rollo, y entre los caretos, se ven algunos directores de cine de los 70 y 80, como el genuino Randall Kleiser (el rubiete con cara de Ken), que no sólo hizo Grease sino que trabajó con Poledouris en El Lago Azul, una de sus grandes partituras. El vídeo dura solo dos minutos, aunque la ventanita se empeñe en que es larguísimo.



No quiero terminar este viernes de esta manera. Así que, como ya he comentado en otros blogs, estoy absolutamente entusiasmado con la nueva película de Bond. Es la mejor que se ha hecho. Todavía no sé si me gusta más que Goldfinger, mi favorita. Brutalmente bien hecha, lo que más impresiona es el guión: seguro, rápido, inteligente... Los dos actores masculinos luchan por su presencia en pantalla y la actriz es apasionante (ha dejado de ser chica Bond para ser la mujer perfecta). Las escenas de acción son acojonantes y toda la parte central, la del casino, la del póquer... me quita el habla...

Vale la pena para pasar un muy buen rato. Por otra parte, he encontrado en Internet los títulos de crédito de la peli con la música de Bacharach para la antigua Casino Royale, la que era cómica (y sinceramente, muy mala). Curioso.




28 noviembre, 2006

El día que murió Gwendy Stacy

Gwendy Stacy fue la novia de Peter Parker - Spiderman. Un personaje de cómic que realmente hizo algo espectacular: morir para no volver jamás.

Recuerdo perfectamente el día que murió. Las malas lenguas dicen que lo hizo en el año 73 en EE.UU. pero yo me enteré en el 79 o en el 80 aquí, en las Islas Canarias. Comencé el tebeo como siempre y allí estaba el Duende Verde, un detalle que me alegró mucho porque era mi malvado favorito. Todo era normal, luchas y destrucción por doquier, pero normal. Y de repente, desde lo alto de un puente, el Duende coge a Gwen Stacy y la tira al vacío. Spiderman está demasiado lejos... pero que diablos, es Spiderman y a mitad de camino, lanza una telaraña y la consigue enganchar.

Pero Gwen ya está muerta.

Espera. Espera.

No puede ser.

Lo voy a volver a leer. A ella la tiran del puente, pero Spiderman la llega a coger. ¿Cómo que está muerta? ¿Impresión? ¿Ataque al corazón? ¿De qué me están hablando? Ella es una de las razones por las que leemos Spiderman. Es un personaje fundamental. Ella y la rivalidad con Mary Jane... ¿está muerta?

Lo volví a leer unas cuantas veces. De pequeño tenía la rara sensación de que si alguien se moría en una novela o en un cómic, con volver a leer la parte donde están vivos, uno se aliviaba... pero nunca, nunca, nadie, nadie principal había muerto...

Años más tarde, en las telenovelas, ya era común matar a un personaje fundamental de la trama para enganchar... en Falcon Crest cada final de temporada morían unos cuantos... en Dallas disparaban a JR... pero a los más jóvenes, eso no nos afectaba, ya habíamos presenciado la muerte de nuestra rubia favorita.

Hace poco me enteré de que en la tercera película de Spiderman van a sacar a Gwendy Stacy. En las dos primeras, los personajes de Mary Jane y Gwen se funden en un solo personaje, pero en el cómic, Gwen es el verdadero amor de Peter y sólo cuando muere ella, unos años más tarde, se enamora de Mary Jane, con la que incluso se llega a casar y tener niños.

Después de la terrible mudanza a la que me he enfrentado estos meses, ayer abrí la caja de los cómics y aparecieron estas páginas sangrientas. Me dio pena abrirlo, ver las viñetas de su muerte... Acordarse de Gwen es como acordarse de un ser querido que se ha ido, de un antiguo amor... curiosamente, todavía hoy pienso que habría sido de Peter si Gwen no hubiera muerto... al fin y al cabo, ella odiaba a Spiderman...

Por cierto, el título del post se lo he robado, directamente, a Alex de la Iglesia. No recuerdo en donde, él tambien escribió sobre la Srta. Stacy.

He buscado en Youtube y hay un teórico que habla de las consecuencias de la muerte de Gwen en una convención de cómics en EE.UU. Vale la pena verlo, aunque reconozco que es un poco friki. Y, por supuesto, también recuerdo a Alex de la Iglesia, que no sé donde contó lo mucho que le había afectado la muerte de la hija del Capitán Stacy. Somos muchos.


La tragedia de componer una Banda Sonora

Desde hace unos años, existe una moda en Hollywood que, directamente, está destrozando el nivel de las bandas sonoras actuales. Esta moda (léase “forma de trabajar”) se llama Temporal Music.

La música temporal consiste en que los directores de cine y sus montadores ponen a la película sobre la que están trabajando un temp-track para montar las escenas. Por poner un ejemplo, si la escena es romántica y el director le quiere dar un toque “Somewhere in time”, le coloca un corte de la banda sonora de John Barry y monta basándose en ese temp-track.


El problema surge a la hora de entrar el compositor contratado en escena. El director le pone la película montada, con la música temporal y no le da margen de maniobra para trabajar. Quiere ese estilo, con los giros que ya tiene para no estropear el montaje, con la orquestación, prácticamente con la melodía. No sólo coarta la creatividad del músico sino que, mucho más importante, le resta una estructura dramática coherente (melodías que se desarrollan a lo largo del film, leitmotivs para personajes...). Y lo que es peor, normalmente al director le gusta más la música sobre la que ha trabajado que la nueva.


Dos ejemplos claritos: leo en Scoremúsica el caso de José Nieto, un magnífico compositor que además es un tremendo teórico de la banda sonora. Su música para películas como Amantes, Días Contados o Libertarias le dan el crédito que se merece. Y yo personalmente, creo que es un genio.

Milos Forman lo contrata para Los fantasmas de Goya. El film está plagado de música temporal en todas las secuencias y Nieto, que es un profesional, muestra su insatisfacción. Al final, decide no firmar la banda sonora, aunque en la copia definitiva queden 14 minutos de su composición y un trocito de su banda sonora para Libertarias, que se había utilizado como temp-track.

Ridley Scott monta así sus películas, por lo que, curiosamente, podemos encontrar en La Sombra del Testigo parte de la banda sonora de Blade Runner. Uno de los juegos entre amantes de las bandas sonoras es, oyendo la música de la película, adivinar el temp-track...

Otro caso, quizá más doloroso, es el de Spiderman 2. Doloroso porque adoro a las dos personas implicadas: el director Sam Raimi y el músico Danny Elfman. Las peleas durante la producción fueron tales que, textualmente, Elfman dijo que “se fue a dormir con un amigo y se despertó con una vaina” en referencia directa a “La invasión de los ladrones de cuerpos”. El problema, otra vez, eran los temp-track, que en este caso eran del propio Elfman para Spiderman. O sea, Raimi obligaba a Elfman a autocopiarse, ya que las imágenes estaban montadas basándose en la banda sonora de la primera peli. Elfman huyó y la película la tuvieron que terminar otros compositores, entre ellos, el que va a ponerle música a Spiderman 3: Christopher Young.

PD: En la lista de bandas sonoras a la que estoy suscrito, nos pasamos músicas de películas que nunca vieron la luz. Y prácticamente todos estamos de acuerdo que una de las mejores bandas sonoras del año pasado es la partitura rechazada de Troya de Gabriel Yared. Mucho mejor que la de dudoso gusto que hizo finalmente el plagiador James Horner.

27 noviembre, 2006

Series de televisión musicales... sí, musicales...

Fue una moda rara de hace unos años. Parece que todas las series de televisión hacían un episodio musical para... bueno, en realidad no sé para qué, pero a mí me encantaban...

Concretamente, guardo dos episodios: uno de la serie Buffy y otro de Xena. Y os prometo que, aún siendo friki (pero poco), ninguna de las dos series me gusta. Es más, odio Xena desde lo más profundo de mi corazón, aunque la produzca Raimi.

Pero esos dos episodios demuestran un par de cosas: que hay público para todo y, sobretodo, que los americanos son unos verdaderos hachas para componer canciones estilo Broadway.

En el caso de Buffy, todas las canciones del episodio son magníficas. Las compone el creador de la serie: Joss Whedon, un tipo capaz de crear series "fuera de serie", como Firefly (en cine, Serenity), pero que aquí demuestra que es un compositor muy, muy eficaz. Puede parecer absurdo ver a todos los personajes de siempre cantar y bailar, pero todo se debe a un hechizo. Atención al magnífico prólogo, en donde la cazavampiros se pasea por un cementerio y va matando mientras canta:



Hay dos números musicales más que vale la pena oír, éste y éste. Me cuesta reconocer que tengo el CD.

En cuanto a Xena, reconozco que mi odio por la serie me impidió investigar este tema. Pero un día pillé el episodio por casualidad en la televisión y me pareció que era magnífico. Hasta que apareció la mula en mi vida, recordaba dos números musicales que valían la pena:



Y este es otro número musical de Xena. Desde luego, a la hora de componer estos americanos son la repera. No me imagino Hospital Central o Policías con unas cancioncillas...

Sobre Harry Knowles

He hablado tantas veces de Harry Knowles, que creo que merece la pena contaros de que va esta historia. Harry es un chaval muy friki, gordo como un pan de leche, lleno de pecas, gafas de pasta, padres divorciados, y que para colmo, debido a un accidente muy chungo, tiene que andar con muletas y mucha dificultad.

Sin embargo, contra todo pronóstico, Harry se convierte en una de las personas con más poder en Hollywood. Totalmente deprimido por la separación de sus padres y por el accidente que casi le deja inválido de por vida, Harry comienza a escribir sobre cosas de cine en Internet y muy pronto adquiere una fama inusual. Según cuenta en su libro (que lo tiene), todo comenzó con unas fotos de los bichitos de StarShip Troopers, él las publicó mucho antes de su estreno, cuando esta imagen no debía ver la luz. Cuando la productora le demandó, él publicó esta demanda en Internet. Una gran maniobra.

A partir de ahí, muchas personas de dentro de los estudios comenzaron a enviarle fotos, novedades, guiones... Harry formó un equipo y TACHAN!!!!

Ain´t it cool news decide, en muchas ocasiones, el éxito o el fracaso de una película. Si Harry dice que Batman y Robin es mala semanas antes de su estreno, enseguida hay un rumor general de que la película es muy mala. Hoy, Harry es invitado a los grandes estrenos de Hollywood, le entrevistan en la tele, publica en PlayBoy... y gente como Bryan Singer, que se da cuenta del auténtico poder de Knowles, aconseja a Brett Ratner cuando le sustituye en la dirección de X-MEN 3: "no hagas mucho caso a la página de Knowles, puede hacerte la vida imposible"... y es que Bryan Singer tuvo que aguantar su aluvión de críticas cuando Harry comenzó a publicar fotos de X-MEN: los mutantes no tenían el disfraz amarillo.

En realidad, Harry es la nueva generación de Louella Parsons y Hedda Hooper, pero bastante más profesional y bastante más friki.

Harry hablando de algo absurdo que no viene al caso:


En busca del arca perdida: la adaptación

La primera vez que oí esta historia fue en la página web de Harry Knowles, para muchos como yo, la mejor página de cine que existe en la web. Básicamente, la historia trataba de unos niñatos de 12 años que, en 1982, apasionados por la película En busca del arca perdida, deciden volver a rodarla, plano a plano.

Lo que en principio podía ser un juego de niños, acabó convirtiéndose, a lo largo de sus seis años de producción, en una obsesión. La película, que no tengo la suerte de haber visto, dicen que es una auténtica pasada. Spielberg se ha declarado fan y ha propuesto, como productor, llevar la historia de estos chavales al cine.

El trailer, de muy mala calidad, me ha dejado con la boca abierta. Tan jóvenes son que han controlado que la película no salte al Emule y sólo la presentan en algunos festivales de cine.

Por cierto, esto me recuerda otra historia genial. Hay un guión por ahí suelto en el que unos jovenzuelos se meten en el rancho de George Lucas para ver La Amenaza Fantasma (el primer episodio de la trilogía moderna) unos días antes de su estreno. Si alguien sabe algo...


26 noviembre, 2006

EL ILUSIONISTA

Vale. Sigo viendo películas pero voy un poco atrasado. Ayer vi este prodigio llamado "El Ilusionista". En realidad, es una de esas películas que de las que no conviene hablar mucho, porque tiene su misterio. Me ha impresionado mucho el diseño de producción, los actores, la banda sonora pero sobre todo, la fotografía. No porque salgan paisajes "que bonito", sino todo lo contrario: colores empastados, grano, iris de entrada y salida... en realidad, parece rodada en otra época. Sin embargo, tiene un ritmo endiablado y a los pocos minutos de empezar, te engancha y no te suelta hasta los créditos finales.
No me esperaba nada de ella, y si entré en la sala es porque era la única que me coincidía con el horario. Menos mal, porque es la típica película que cuando la ves en DVD te la imaginas en la espectacularidad de la sala oscura... ¿soy al único que le pasa esto? ¿Eso de "ojalá la hubiera visto en el cine..."?
Por cierto, este blog se acelera, con sólo un post hemos pasado de 3.000 a 4.000 visitas. Esta vez no pongo fotos de velas en forma de huevo.

23 noviembre, 2006

¿Quién diablos se acuerda de Cary Grant?

En realidad, los que hemos nacido ha finales de los 60 o a principios de los 70 pertenecemos a una generación ciertamente extraña. Entre otras cosas, hemos pillado la informática y toda la tecnología que eso conlleva al mismo tiempo que aparecía en el mercado (a nivel usuario). Yo todavía recuerdo que en mi colegio no nos enseñaron informática (eso todavía quedaba lejano), pero pillamos un año de mecanografía. Buff...

Tocamos el futuro, pero seguimos siendo una generación antigua. Una generación que creció con cine televisivo en blanco y negro (solo en Navidad ponían películas de actualidad, o sea, en el 88 pusieron E.T., que era del 82 y fue todo un acontecimiento). En general, recordamos la muerte de Franco porque no tuvimos que ir al colegio, y cuando nos reunimos los amiguetes, recordamos viejos tiempos y cantamos "un globo, dos globos, tres globos".

Y siento nostalgia. Siento nostalgia porque ahora ningún niño ve cine clásico, nadie sabe quien es Cary Grant, ni James Stewart, ni Katherine Hepburn, ni Errol Flynn, ni naa de naa... A lo mejor los conocen de oídas, pero no han visto sus películas... por no irme a más profundidades: Louise Rainer, Robert Donat, Max Reinhart...

El cinéfilo de pro, el cultureta, al tontorrón se le llena la boca hablando de Brando, de Clift, de James Dean... generaciones de actores cercanas, porque las otras quedan demasiado lejos... Hitchcock aguanta bien el tirón, no así Fritz Lang, Howard Hawks, el gran John Ford...

En definitiva y salvo excepciones, los que hemos nacido a principios de los 70 somos los últimos en España con una cultura cinematográfica más o menos completa. El cine en blanco y negro se emitía en un solo canal, el obligado. Peores tiempos, más culturilla.

¿Y por qué estoy resabiondo con esta historia? Porque hoy he leído que Frankie Munitz (el chavalín de Malcolm in the Middle), recibió un premio por su serie de televisión y muchos periodistas lo compararon con Cary Grant. Y así fue día tras día hasta que el actor se molestó y gritó: "¿Pero quién diablos era Cary Grant? ¿Un cantante?"

Sin ironía. Vive en Hollywood, es conocido, es actor y no sabe quien es Cary Grant... ¿hablábamos de la ciudad de los sueños?

Una raro caso: Cary Grant llorando (a lo mejor ya intuía que le iban a olvidar)


22 noviembre, 2006

3.000 visitas

Y si celebramos con bombo y platillo las 1.000 visitas a friki pero poco, no quiero quedarme callado cuando hemos rebasado las 3.000 visitas.

Por eso he clavado tres velas en forma de huevos. Y gracias a Inma, a sobrinanamberguan, a Ternin, a Antonio, a D. Guri, a todos los usuarios anónimos que, de vez en cuando, dejan un mensaje.

Eso anima.

Y no me olvido de la anécdota del blog: empezó a llegar gente y conocer estas palabras el día que se emitió en TVE Nostalgia un programa de Sonia Martinez. Sobre ella iba uno de mis primeros post. La gente la buscó en Google y allí aparecían estas páginas...

Fue el día de las 300 visitas.

SUPERMAN II: el montaje de Richard Donner

El pasado viernes, en plena gripe, llegó a casa el pack - macropack de DVDs de Superman, con ¡¡13 discos!!.

En general, es un pack que está muy bien. La última de Superman, que ya comentamos en su momento, gana bastante en versión original y el disco de extras es fantástico. Pero la verdadera joya de la corona es el montaje del director de Superman II.

La historia de Superman II es un clásico del cine moderno. En los 70, los productores Salkind contratan a Richard Donner (La profecía, Lady Halcón, Arma Letal) para hacer los dos primeros supermanes. La idea es rodarlos juntos porque la cosa promete ser muy comercial. Cuando se acerca la fecha del estreno de Superman I, el equipo de rodaje se concentra en terminar la película y dejan algunas cosas de la segunda pendientes.

Se estrena Superman y es un éxito acojonante, pero la tirantez entre los productores y Richard Donner es evidente y prescinden de sus servicios a la hora de continuar con el rodaje de la segunda.

La arpía de Richard Lester, director de las películas de Los Beatles y de Robin y Marian, coge las riendas del proyecto sin hablar con Donner. Ante tal caos, Gene Hackman decide no volver al rodaje. Por otra parte, los productores no quieren pagar tanto dinero a Brando y prescinden de su papel y... para colmo, para que el sindicato de directores de EE.UU. permita al nuevo director poner su nombre, debe tener un porcentaje rodado que supere al de su antecesor, por lo que se vuelven a rodar multitud de secuencias y se tira a la basura gran parte del material ya rodado.

En esas condiciones, se estrena Superman II, que no sólo es muy entretenida sino que, para muchas personas, es mejor que la primera (ni de lejos). Pero claro, los planos de Gene Hackman están rodados por un doble de cuerpo y un doblador imita la voz del actor y sólo cuando sale en primer plano es material original de Donner. Y, demostrando la torpeza, el Sr. Lester se inventa poderes (si eso pasara hoy, la comunidad de Internautas no permitiría tal atrocidad), como un logotipo de plástico gigante (?), rayos en los dedos para los malos (que se supone, deben tener los mismos poderes de Superman) y la habilidad de Superman para aparecer en 20 sitios al mismo tiempo (al final, en la fortaleza)...

Y hoy, un tipo llamado Thau ha reconstruido la película totalmente. Ha devuelto el material de Donner y... me han regalado la película perdida de mi infancia. Muy superior a la que conocíamos, por fin puedo ver Superman II sin las horrorosas imágenes de París y con los magníficos diálogos entre Lois y Clark. Las escenas que nunca se rodaron han sido sustituidas por pruebas de cámara con los diálogos que corresponde y... ¡¡¡Tachánnnnn!!!

Superman II: The Donner´s Cut es una muestra de la película que podía haber sido y nunca fue. Viéndola el pasado viernes, me han devuelto mi infancia por un par de horas.


21 noviembre, 2006

Patrick Doyle: sólo para sibaritas

He vuelto.
La gripe no ha podido terminar conmigo.

Patrick Doyle es, según mi punto de vista, uno de los mejores compositores de cine que hay en la actualidad. Su carrera, paralela a la de su director fetiche Kenneth Branaght, es asombrosa. Sus bandas sonoras para Henry V ( una de las mejores bandas sonoras de la historia del cine), Mucho ruido y pocas nueces, Atrapado por su pasado o Indochina tienen su propio hueco en el corazón de los cinéfilos.

Hace unos días vino a Barcelona a dar unas clases magistrales de composición musical. Cuentan las crónicas (los compañeros de BsoSpirit) que, además de hablar por los codos y hacer imitaciones de todas las personas con las que ha trabajado (por lo visto, es memorable la de Brian dePalma, bastante malhablado por otra parte), el tipo es simpatiquísimo. Le encanta contar anécdotas y se quedó totalmente alucinado con Barcelona, hasta el punto de preguntar por los precios de los pisos.

No contaría nada de esto si alguno de BsoSpirit no hubiera pillado, en plena clase magistral, un minuto del compositor mostrando algo de su banda sonora de Mucho ruido y pocas nueces. Como se sentó de improviso en el piano, pilló al cámara desenfocado, pero a los pocos segundos se arregla.


16 noviembre, 2006

¡¡¡¡ GRIPE !!!!

NO ESTOY.
TENGO GRIPE.
DELIRO.
ME DUELE LA CABEZA.
NO PUEDO COMER.
LLEVO DOS DÍAS SIN IR A TRABAJAR.
DIAS DE GRIPE Y ROSAS...
¿ROSAS?
DELIRO.

13 noviembre, 2006

Los nuevos estudiantes

Llevo unos días tratando de encontrar una serie de audios para poner en el blog unos casos clarísimos de plagios en las bandas sonoras de cine. Yo me los sé de memoria, pero no quiero contarlos, quiero que los oigan.

En esa búsqueda, me he encontrado por casualidad un documento en Youtube que realmente vale la pena sobre trabajos plagiados y trabajadores ocultos (los "negros" de toda la vida) en la universidad.

Vale la pena verlo (está subtitulado):



Es difícil hacer comentarios sobre esto, porque en realidad, aunque la carrera la tengo relativamente cercana, no contaba ni con Internet (por lo menos, a nivel de usuario) ni teléfono móvil. A lo mejor es que mi carrera no está tan cercana como parece.

Pero existir estas cosas, siempre han existido. Yo pagaba a un amigo que se llamaba Alfonso para que me hiciera los dibujos técnicos de primero de BUP. Conclusiones, dos: sacaba buenas notas en dibujo y ahora soy incapaz de abrir un rotring sin hacer una verdadera masacre.

Eran otros tiempos. Por cierto, Elena Salgado, Ministra de Sanidad, no ha conseguido presidir la OMS. Lo digo porque hoy ha dicho una cosa muy bonita en la radio: "Era prácticamente imposible que me eligieran a mí, pero es un trabajo tan apasionante que merecía la pena intentarlo". En realidad, es una variante más de "lo importante es participar". Pero es que los últimos años, con cierta sorna, se ha repetido muchas veces eso de "no estamos para participar, sino para ganar".

Me da la sensación de que hacer las cosas por el placer de disfrutar, sabiendo que no conducen a nada, es un arte que en estos días se está perdiendo. Un buen motivo para seguir con el blog.

El verdadero reverso tenebroso: Frances Farmer

La belleza de Frances Farmer siempre me ha cautivado. Cuenta la leyenda que una vez finalizado el rodaje de "Come and get it" de William Wyler, el director espetó algo así como: "No volveré a trabajar con esa hija de puta".

La historia de Frances es muy, muy cutre. Está relacionada directamente con las historias más negras de Hollywood, que ahora están tan de moda por culpa de La Dalia Negra.

Bebedora, déspota y muy conflictiva, a Frances la cogieron conduciendo borracha por la noche. En vez de pagar multa y pasar una noche en el calabozo (como viene siendo habitual en la meca del cine en la actualidad), se rió de los policías y los llamó, textualmente, "mamonazos".

Sería una historia muy graciosa sino fuera porque por orden de un médico, la internaron en un psiquiátrico, en donde fue violada en repetidas ocasiones por enfermos y enfermeros. No contentos con esto, le diagnosticaron psicosis maniaco depresiva y la intentaron curar con electroshocks y tratamientos de hidroterapia (basicamente, les tiraban barras de hielo a los cuerpos desnudos).

Frances, milagrosamente, consiguió escapar del centro y se refugió en casa de su madre, pero la señora no se creyó demasiado la historia de su hija y la denunció. En menos de dos horas, estaba la policía capturándola e ingresándola de nuevo en otro centro psiquiátrico.

Esta vez, por ser mala, la pusieron en un centro de criminales y retrasados mentales. Un lugar tan pordiosero que no le daban la comida en platos, sino que la tiraban al suelo para que los enfermos se pelearan por cogerla. Pero ella seguía teniendo mal caracter, así que le hicieron una lobotomía transorbital (se abre un párpado y se inserta un picahielos para seccionar el lóbulo frontal del cerebro).

En total, estuvo desde 1.942 hasta 1.949 encerrada en un manicomio, aguantando violaciones diarias y tratamientos extremos de la época. Cuando logró salir, su carrera en el cine se había terminado y su vida continuó de forma relativamente normal (en 1.951 se casó y comenzó una carrera televisiva) hasta que un cáncer terminó con ella en 1.970.

Puede parecer que todo lo que he contado es una exageración, pero en realidad, los detalles son mucho más escabrosos. Por lo menos, mucho más crudos que los que cuentan en la película Frances, protagonizada por Jessica Lange, que ya de por sí es bastante dura, pero en la que omiten un montón de datos que son los que convierten la vida de Frances Farmer en una auténtica locura.

PD: ¿Por qué se llamará a Hollywood la ciudad de los sueños? ¿Acaso no recordamos los casos de Fatty Arbuckle, William Holden, Marilyn Monroe, John Belushi, River Phoenix, Bela Lugosi, Errol Flynn, Chaplin, Buster Keaton... y un largo, largo etcétera? O a lo mejor, para que sea la ciudad de los sueños, por definición, se tienen que quedar personas en el camino...

09 noviembre, 2006

En la muerte de Basil Poledouris

Cuando alguien se muere se tiende a ensalzar su carrera y su personalidad. Ayer murió Basil Poledouris y no me importa reconocer que era uno de mis cinco compositores de cine favoritos, junto a Goldsmith, Bernstein (Elmer, no Leonard), Herrmann y Williams.

Tuvo mala suerte con su carrera y sus películas no le convirtieron en la estrella que se merecía y parece que estos últimos años estaba medio olvidado. Sin embargo, sus seguidores (que en España somos muchísimos) todavía nos mandamos por correo ediciones especiales de sus bandas sonoras.

El pasado verano le invitaron a Úbeda para formar parte de unos maravillosos días de mancomunión entre compositores y aficionados. Fueron días magníficos, que yo me perdí por haber sido padre la misma semana, pero al que acudieron muchos compañeros míos de la comunidad BSOSpirit. Basil dio un concierto con sus mejores piezas y algunas charlas. Ya estaba muy enfermo. Las crónicas, sin embargo, hablan de un Basil con mucho humor y absolutamente asombrado de que aquí en España se conociera su obra y su nombre, que nos peleáramos para que nos firmara los CDs, que tararearamos su música. En EE.UU. no le hacían ni caso desde hace años.

Basil, te seguiremos oyendo.

PD: Dos minutos de su mejor música, y aunque comienza como Desafío Total (el fútbol de Canal Plus), la pieza está compuesta bastantes años antes.

08 noviembre, 2006

George Lucas enamorado

No sé quien está realmente puesto en cortometrajes y seguramente muchos de vosotros ya conocéis esto. Pero creo que para los que amamos la trilogía galáctica clásica y los buenos cortos de humor, George Lucas in love es un clásico imperecedero.
Los que ya lo han visto se pueden volver a regalar cinco minutos de auténtico talento. Y los que no hayan visto esta joyita me van a estar eternamente agradecidos. Ya tiene sus añitos, pero se ha mantenido bien.



Y si alguien tiene cinco minutos más, puede ver el mejor corto que se ha hecho en España: toda una lección de planificación. Lo he visto muchas veces en pantalla grande y su efecto sobre los espectadores es siempre el mismo: es como un reloj perfectamente sincronizado. Lo dirige Álvaro Fernández Armero.


07 noviembre, 2006

BATALLITA 4: En el mundo de Joselito y Sor Citröen

Especialmente dedicado a Ternin y sus arqueologías del truño.

Estuve tres largos años trabajando con Juan Mariné, un director de fotografía de la época dorada del cine español y que, a principios de los 90, se dedicada a restaurar películas en Filmoteca Española. Fueron los mejores años de mi vida, en los que más aprendí y más gente interesante conocí, aunque la relación con Mariné terminara de forma muy fría. En realidad, trabajar con un señor de 80 años dentro de una pequeña habitación durante muchas horas a lo largo de tres años no era tarea fácil.

El miedo escénico de Mariné hizo que en esos tres años de trabajo, no restauráramos nada. Le daba pánico exponerse a las críticas y, seguramente por eso, decidió dejar la dirección de fotografía. Su hijo es uno de los creativos publicitarios más importantes de España, con diseños tan importantes como los posters de Todo sobre mi madre o el El día de la bestia: el gran Oscar Mariné.

Mariné llevaba a mucha honra su carrera, en la que destacan las películas de Joselito (el niño de la foto antes de ser un camello de prestigio), Sor Citröen o Un millón en la basura. Realmente Mariné sabe más que nadie en España de como fotografiar el cine. Ya en aquellos años nos visitaban los mejores directores de fotografía
con preguntas variopintas. Y cuando alguien tenía algún problema, Mariné acudía al rodaje para solventarlo (recuerdo la noche estrellada de La noche más hermosa).

Lo mejor de Mariné (y aquí viene la parte que, de verdad, vais a disfrutar) es que se asoció con Juan Piquer Simón para hacer la fotografía y los efectos especiales de las películas de ciencia-ficción más infumables de nuestro país: desde
Misterio en la isla de los monstruos hasta Slugs, muerte viscosa. Pero la favorita de Mariné era SuperSonic Man, una especie de negocio chungo que se montaron cuando se estrenó Superman en el año 78 y que yo vi de pequeño.

Mariné me decía que tenía que volver a verla, que SuperSonic era espectacular. En algunos momentos, incluso mejor que Superman. Tan buena me dijo que era, que un día bajé al almacén de la Filmoteca con una carreta, cogí las ocho bobinas y las planté en una moviola. Y lo que ví fue esto:



Por respeto y por no volver a tener ataques de risa descontrolados, no voy a hacer más comentarios.

PD: He hablado dos o tres veces en mi vida con Alex de la Iglesia y siempre me dice que SuperSonic Man es una de sus películas favoritas.

PD2: El malo de la peli contaba con un robot asesino.


BATALLITA 3: Encontronazo con Faye Dunaway

Lo paso mal cada vez que lo recuerdo. No conozco a Faye Dunaway, pero asistí a una rueda de prensa que daba en el Festival de Cine Internacional de Las Palmas. Además, me parece recordar que asistí sin tener medio en el que escribir, o sea, por el morro, sin acreditación y sólo por curiosidad.

La actriz acababa de llegar de un largo viaje y estaba cansada, por lo que en la rueda de prensa estaba correcta, pero no era la simpatía personificada.

Os pongo en antecedentes: un par de años antes de estar en Las Palmas, Lord Andrew Lloyd Webber, del que ya he escrito mucho en este blog, la contrató para hacer el papel de Norma Desmond en Sunset Boulevard, un musical que es una obra maestra, aunque desde el principio estuvo marcado por la polémica del rol principal, del que salieron escaldadas Patti Lupone (que no quiere volver a oír hablar de Webber), Faye y la mismísima Glenn Close (cuando hacía el rol principal en Nueva York, se fue de vacaciones y la empresa de Webber falsificó los ingresos de taquilla para demostrar que el musical tenía tanta fuerza popular con Glenn Close como sin Glenn Close).

El caso es que Faye era la actriz contratada para hacerlo en Los Ángeles. Sin embargo, poco antes del estreno, Webber se dio cuenta del error de casting monumental y que Mrs. Dunaway no daba con las notas musicales adecuadas. La despidió fulminantemente. Hay documentos audiovisuales del tema:



Seguimos con mi actuación: la rueda de prensa iba por derroteros totalmente surrealistas. Nada de hablar de Chinatown o de Joan Crawford, sólo hablaban de Supergirl y cosas así... Así que pensé que entre tanta pregunta surrealista, yo iba a quedar como un cultureta si le preguntaba por ese tema y así conocer de primera mano la historia..."¿Qué pasó realmente con Andrew Lloyd Webber y Sunset Boulevard?" Faye Dunaway se puso muy seria y me contestó de la siguiente manera: "Me voy al Hotel a descansar, han sido unas preguntas muy interesantes. Adiós."

Todavía hoy, cuando entro en la sala de prensa del Festival de Cine, algunos graciositos me recuerdan la preguntita de los huevos. Para los periodistas que no me conocen por el nombre, simplemente soy el tipo que mandó a Dunaway al hotel. Un cabronazo.