31 enero, 2007

Maestro John Williams

Si has nacido en los 60 o en los 70 y te gusta la música de cine, me apuesto un vaso de grog a que el culpable de ese extraño hobby se llama John Williams. Los más jóvenes pueden haberse enganchado con el Gladiator de Zimmer ó con los Piratas del Caribe de Badelt. Pero los de mi época bebíamos los vientos por un disco de El imperio contraataca o por un Superman de John Williams.

Sin embargo, el tipo este con aspecto de haber sido mayor toda su vida es un genio. Porque hay pocas cosas que duren tanto tiempo. Hay películas que me apasionaban cuando era pequeñín y que ahora no me hacen tilín; hay canciones que amaba con locura y que si las oigo hoy, me entra una dentera de mil pares de narices (y no estoy hablando solamente de Don´t cry for me, Argentina), pero la música de John Williams sigue despertando mil sentimientos. Y eso que el John Williams de hoy se parece poco al de los 70. Es más maduro. Quizá más seco. Y sigue siendo un genio (oír Minority Report o Inteligencia Artificial... o Memorias de una Geisha o Munich... o un largo etcétera).

Dicen que Spielberg sacrifica muchas secuencias en beneficio de otras. Quiero decir, prefiere poner toda la necesaria explicación de una película en una sola secuencia, aunque sea larga, para después pasar a la acción sin detenerse en más explicaciones. Esto le ha causado alguna que otra crítica negativa (como la secuencia explicativa de Parque Jurásico, con dibujitos y todo). Y eso le pasa a algunos compositores, ponen música en secuencias de transición sin darse cuenta de que una sutileza puede convertir una secuencia en una obra maestra.

Para todos vosotros, una secuencia explicativa de Spielberg solucionada por John Williams. El arqueólogo Indiana Jones explica a dos autoridades qué es el Arca de la Alianza. El guión, que lo tengo en casa, dice textualmente: "Indiana abre su maleta y enseña un dibujo del Arca". Sólo John Williams es capaz de capturar esa imagen con unas notas musicales.

Entre otras cosas, Spielberg es un genio porque trabaja con John Williams. El director ha llegado a confesar: "Yo pongo la lágrima en el ojo, pero es John el que hace que corra por las mejillas".


30 enero, 2007

CHANQUETE Y LA ABEJA MAYA

Susana, una buena amiga, nos llevó un día a cotillear el rodaje de una serie de televisión que ya nadie recuerda que se llamaba El Buscavidas. Los protagonistas eran Miguel Rellán (peazo de actor) y Antonio Ferrandis.

Después de molestar a Miguel Rellán con mil preguntas sobre El Crack, me acerqué a molestar a Antonio Ferrandis. En realidad, quería preguntarle sobre su aventura con el Oscar de Volver a empezar, su viaje a Hollywood, esas cosas... Tras formular la pregunta, se quedó pensativo y me dijo: "A tu edad todo el mundo me pregunta por Chanquete".

El caso es que Chanquete había superado con creces la carrera de un actor que, por otra parte, no tenía demasiadas películas buenas en su despensa. Y os aseguro que, lejos de lo que se lee normalmente en la prensa, Antonio Ferrandis no tenía pinta de estar muy agradecido a su personaje, en realidad, parecía todo lo contrario.

El otro día, hablando de otra cosa, me enrollé con el tema del encasillamiento
y sobre como me molesta que los famosos piensen que el público tiene la culpa de sus males. Todavía recuerdo a Ángela Molina arremeter contra los espectadores porque no aceptaban que una actriz sacara un disco al mercado. Pero Dios, yo compré aquel single y la Molina cantaba fatal.

Y todo este rollo tiene su porqué. El día que murió Antonio Ferrandis, en todos los periódicos escribían "Chanquete ha muerto".

El 28 de enero se suicidó un compositor tremendo, Karel Svoboda, creador de algunas bandas sonoras memorables y un par de buenos musicales. Eso sí, tuvo la desgracia de componer una bella melodía para una popular serie infantil de los 70 y será recordado por esa canción. En realidad, será recordado sólo por esa canción.

29 enero, 2007

Los GOYA y Corbacho

No voy a dar un listado de los premios porque, en definitiva, da igual. Estoy contento con los siete Goya de El Laberinto del Fauno, porque se los merece y estoy contento con los tres de AzulOscuroCasiNegro, porque también se los merece.

La gala ha sido la mejor que recuerdo. Divertida y, sobre todo, con bastante ritmo. Me han llamado la atención un par de cosas, como la aparición entre el público de José Ramón Sánchez, el dibujante de Dabadabadá (que es el padre del director de AzulOscuro...). Un clásico de mi infancia.

Me duele más ver los fallos de TVE en la realización televisiva, cosa que parece que ningún periodista haya destacado, seguramente porque los que han escrito sobre la gala la han visto en directo. Entre sus fallos, uno de ellos clama al cielo: en el homenaje a los desaparecidos del año, cuando empieza el vídeo con las imágenes de los fallecidos, el realizador mete un plano de Estrella Morente cantando y los espectadores de la tele nos perdemos parte del vídeo, o sea, parte de las personas fallecidas. No me parece justo y creo que es un error muy grave.

Por otra parte, el montaje de los vídeos de las películas no es que fuera raquítico, es que era, directamente, malo. Y sin embargo, los presentadores de los premios y el ritmo de entrega estuvo francamente bien. El que mejor estuvo fue el maestro de ceremonias, el Sr. Corbacho. Presentador que no es el estereotipo de la elegancia y la contención pero que supo darle cierto ingenio (en algunos casos muy poco sutil, pero en general bastante gracioso). Suyo era el guión y por tanto, suyo es el mérito. Algunos dicen que estuvo tan bien con la Sardá en su momento, pero yo creo que estuvo mejor. En estos casos, la nostalgia es una mala aliada.

La gala fue divertida y eso es más de lo que todos esperábamos. De todo lo visto, me quedo con el tipo que imitó a Isabel Coixet. Todavía me estoy riendo.

PD: ¿Alberto Iglesias por Volver? ¿Y la música del Fauno? Menos mal que Alberto Iglesias es un caballero y mencionó de forma especial a Javier Navarrete, que además, esta nominado al Oscar por su música. No puedo decir lo mismo de Carmen Maura, que nombró a las otras dos nominadas (por Volver) destacando que son muy buenas actrices y, por tanto, dejó en la estacada a Ariadna Gil, la cuarta nominada en cuestión, de la que no dijo absolutamente nada.

28 enero, 2007

La canción desaparecida de MISS SAIGON

Aunque lo explica muy bien Lea Salonga (ay... que guapa y que buena y...) en el vídeo, en el proceso de hacer un musical, hasta que se abre el telón el primer día se están cambiando cosas, canciones, personajes, escenas enteras...

Andrew Lloyd Webber es un salvaje con estas cosas. Apenas dos semanas antes de estrenar Aspects of love decidió que Roger Moore no era la persona adecuada para el personaje mayor... bueno, en realidad, Lloyd Webber tiene problemas en todos, absolutamente en todos los estrenos. Siempre trabaja al límite.

En cualquier caso, y aunque no sea de Webber, en Miss Saigon hay una leyenda sobre una canción magnífica que no vio la luz por temas de continuidad en la historia. Esta canción llamada Too much for one heart ha aparecido en Youtube cantada por la protagonista y, además, en un par de versiones. Una de las versiones parece ser de la época y la otra, más apasionada, en un directo de Lea Salonga.

Siendo una canción increíble, me ha decepcionado porque esperaba algo nuevo y, en realidad, se oye en el musical aunque a modo de reprise y cantada por dos personajes: Kim y el amigo de Chris (lo que el disco se denominó Please). Es uno de los mejores momentos del musical. Sin embargo, la canción tiene el embrujo que tienen todas las piezas de Miss Saigon y, además, al ser cantada por solo una persona, su estructura es la típica que va creciendo hasta ponerte, en los últimos segundos, la piel de gallina.


27 enero, 2007

JAMES BRODERICK - EL TRIÁNGULO - MUERTOS DE RISA

Cuatro días sin postear. El trabajo, finalmente, ha podido conmigo y, para colmo, no deja de llover... ¿no vivíamos en Canarias?. El cansancio ha sido tal que ayer llegaron los padres de mi mujer a visitarnos y a los diez minutos de conversación, me quedé dormido en el sofá.

Sin embargo, en estos cuatros días (en realidad, con sus Remains of the day) he leído algunas cosas interesantes y he visto alguna que otra cosa que he ido apuntando para escribir. Pero es tarde y lo haré casi de forma telegráfica:

1.- He estado leyendo sobre un actor llamado James Broderick, uno de los escogidos que estudió con Stella Adler y del que Marlon Brando era admirador. No me extiendo sobre él, que no hizo demasiada carrera en el cine pero si en el teatro. Los que tuvieron la suerte de verlo actuar en directo pueden contarlo. Un placer que no puede volver a darse porque murió a a principios de los 80 con algo más de cincuenta años. El caso es que, pensando sobre él, no veo más que un reflejo perfecto con la carrera de actor de su hijo Matthew, que por mucho que lo intente no llega a hacer la película que lo convierta en un icono (y mira que lo ha intentado, incluso metiéndose en aquello de Godzilla) y, sin embargo, su verdadera fama ha llegado de la mano del teatro en Broadway, primero con el musical Los Productores y ahora con La extraña Pareja.

2.- He visto una serie que no me acaba de convencer. Es una de esas de sólo tres episodios de hora y media (bueno, era más fácil decir miniserie). La presenta Dean Devlin y Bryan Singer y trata el tema del Triángulo de las Bermudas. Desaparecen barcos y aviones, salen actores bastantes buenos (Sam Neill siempre es de agradecer), e incluso tratan el tema de los viajes en el tiempo (esto significa que, por principio, me gusta)... pero lo complican mucho, los agujeros de gusano son infinitos y, como dice Doc Brown, se producen demasiadas "paradojas temporales". Bahh... catorce euros en Mediamarkt repartidos en dos noches de "intento de descanso".

Acabo de empezar con Prison Break (ayer viernes cayeron cuatro episodios) y desde luego, tiene mejor pinta.

3.- Muertos de Risa. Sigo enganchado al blog de Alex de la Iglesia en el que cuenta, de forma terrorífica, su día a día de rodaje. Y aunque algunas cosas son graciosas, no paro de pensar que la profesión de director de cine es un queme constante. Menos mal que lo pagan bien. Estoy tan metido en esa historia que me he puesto a recuperar sus películas en DVD.

El problema de las películas de Álex (le tutearé porque, al fin y al cabo, leo su blog) es que tienen un pequeño problema de ritmo en medio de la peli. Es algo que no se nota la primera vez que las ves, normalmente en pantalla grande, pero que da cierta pereza cuando ya conoces la película. Me ha pasado con La Comunidad, con 800 balas y con Perdita Durango... Acción Mutante es un poco desastre con el ritmo, pero es una película muy comprometida con su momento y su condición de ópera prima. Nunca se había hecho una peli así en España.

Pequeño inciso: Fue un bonito momento cuando surgieron todos los jóvenes vascos en el cine español casi al mismo tiempo: Medem con Vacas, Bajo Ulloa con Alas de Mariposa, Urbizu con Todo por la pasta y Álex con Acción Mutante... de repente, el cine se hacía joven. O así lo vivimos desde la Facultad de Ciencias de la Información. Éramos espectadores de cine viendo algo en directo.

Creo que las mejores películas de Álex de la Iglesia son El día de la bestia y Muertos de risa. Y ayer vi Muertos de risa. Aquí se demuestra que dos malos actores pueden hacer una gran película. No es de risa, es un dramón negro, muy negro. Es como El rey de la comedia, de Scorsese, que es una película muy dura, mucho peor que, por poner un ejemplo, Uno de los nuestros.

Muertos de risa, aunque salga Kiko Ledgar en el Un, dos, tres, el Directísimo de Íñigo, el momento de la cuchara con Uri Geller y todo eso, la película es mucho más. La pareja de cómicos que se llevan mal ha sido uno de esos temas misteriosos que siempre rondan a las personas que trabajan en grupo: ¿Se llevaban mal el Gordo y el Flaco? ¿Martes y trece? ¿Tip y Coll? Aquí se da respuesta a todo eso y a mucho más. Y uno, a veces se ríe y al cabo de unos segundos piensa que es un desgraciado por haberse reído de hechos tan lamentables. Buen cine, gran película.

Otro inciso: Los actores se enfadan porque los espectadores los encasillamos. Y eso me cabrea a mí como espectador. Es como si nuestro deber consistiera en confiar en ellos como artistas... ¿Por qué? Quiero decir, a mí ir al cine me cuesta dinero, dudo que vaya a ver una película en la que el protagonista sea Santiago Segura si no es una comedia... porque me gusta el Segura cómico pero creo que es un actor realmente malo. En Muertos de risa hace de humorista patético y da igual que actúe mal (al igual que Wyoming, un genio televisivo que es muy, muy mal actor).

Termino que me enrollo. No quiero ser un esnob, pero Torrente, de Santiago Segura, no me hace mucha gracia. Me río en contadas ocasiones. Pero estas imágenes son de lo mejor que he visto en una película española. Se trata de los créditos de Torrente 2: Misión en Marbella (título que hoy es terrorífico). Lo mejor es la parodia estilística a los James Bond, pero es que hasta la música hace unos giros finales a lo John Barry. Se supone que la canta Raphael, pero en realidad es José Mota, el de Cruz y Raya, que ahora actúa con Santiago Segura en Los Productores, versión Madrid.







23 enero, 2007

NOMINADOS a los OSCAR

Penélope Cruz está nominada, pero eso no es lo importante, lo importante es que El Laberinto del Fauno, que sinceramente pienso que es lo mejor de este año, tiene seis nominaciones. Desafortunadamente, va representando Méjico, ya que la Academia de Cine Español pensó (como si fuera posible) que Volver tenía más posibilidades. Amigos míos, a veces no es cuestión de presentar al más famoso, a veces podemos guiarnos por la calidad de los proyectos...

Y la música del Fauno, ¡también nominada! El único error en las cinco nominaciones musicales está en Santaolalla (por Babel), que ya ganó el año pasado por una partitura muy, muy parecida (Brokeback Mountain). Sería el único caso de compositor que gana dos Oscars por dos bandas sonoras iguales...

Por lo demás, cosas predecibles que ya habíamos comentado, como la complicada fotografía de El Ilusionista, una nominación que agradezco profundamente; y también los efectos especiales de Piratas... El ganador al mejor director va a ser, sin duda (recuerden esto) para Martin Scorsese. La actriz para Helen Mirren... y si me apuran, creo que el secundario va a ser Eddie Murphy (parece coña, pero no lo es). Tiempo al tiempo.

No tengo muy claro lo de El Laberinto del Fauno como mejor película extranjera, sobre todo porque desconozco a sus competidoras... pero, de verdad, me encantaría que arrasase. Dentro de unos días analizamos la jugada con calma. Hay que estudiar con detenimiento las nominaciones...

Espero comentarios. Toda la lista de nominados lista para imprimir: aquí

Resultados del experimento: más culos que tetas...

Los que visitan este blog desde hace tiempo se habrán dado cuenta de dos cosas: he cambiado ligeramente el diseño y he eliminado el contador de personas. La respuesta es simple: ese contador me obligaba a tener una publicidad, ese cuadrito que molestaba bastante. Fuera con él.

De todas maneras, descubrir lo de Google Analytics ha sido un éxito. Sé de donde venís, si me buscáis directamente en Google, si me tenéis linkado... una maravilla. Eso me ha hecho descubrir que una persona puso en Google "friki Sergio Arán" para dar conmigo. Estoy agradecido.

Lo normal es que me visiten unas 80 personas diarias, bajando un poquito los fines de semana (juas... leéis el blog en el trabajo). Un poquito menos de la mitad, unos 30, son los que me leen todos los días, el resto aparece por búsquedas esporádicas.

Aquí viene el dato esperado.

He tenido un día con más 1000 visitas. La palabra más buscada ha sido "culos" seguida muy directamente de "culo" (en singular), después aparece "tetas" para terminar, como siempre, con "Sonia Martínez" y "Dominique Dunne".

Más de 500 personas han buscado "culos" el pasado lunes en Google y han caído en este blog de frikis (pero poco). Tiene mérito porque aparezco muy, muy atrás. Deduzco que cuando llegan al blog, se han tragado antes unas 500 páginas de culos. No digo que yo no busque cosas raras en Internet, pero... ¿culos?. Siempre pensé que el concepto "Tetas" iba a ser más exitoso, de haberlo sabido, habría titulado el post "Culos y Tetas" y no "Tetas y Culos". En fin, que de esas 1000 visitas, sólo un 9% se dio una vuelta por el blog, pero uno de ellos estuvo casi una hora recorriéndolo. Un amigo nuevo, vale la pena, aún sabiendo que seguramente vino buscando un culo.

La comunidad que visita esta página es variopinta. Esta es la gráfica de visitantes de ayer. El número, después de la bomba del lunes (día que apareció en Google que yo escribía sobre partes del cuerpo), ha vuelto a bajar aunque colean algunas visitas. Ayer tuve 242 visitantes, pero seguro que a finales de semana volveré a estabilizarme en 80, tónica de las últimas semanas. Ha sido divertido, pero mañana vuelvo a postear sobre cine y musicales.


22 enero, 2007

Sweeney Todd no lo canta cualquiera...

En alguna ocasión ya he hablado de Sweeney Todd. Para mí, es el musical de musicales, el Ciudadano Kane de las películas... Me gusta porque me costó que me gustara, porque lo vi en teatro antes de oír cualquiera de sus compases y me dejó pensando durante semanas, porque perseguí el disco por las mejores tiendas de Madrid, porque una vez que uno se mete dentro, ya no sale nunca más...

Sweeney Todd es complicado se mire por donde se mire. Hacer de barbero asesino es un auténtico reto actoral y musical al que pocas personas se pueden someter y salir airosos. El papel de ella, directamente es imposible.


Hay un momento, justo antes del final de la obra en la que mueren varios personajes, en el que el espectador no puede más con la tensión acumulada. Todos los muertos comienzan a cantar el número de despedida, en el que los dos personajes protagonistas hacen mutis. A mi gusto, es uno de los números más impresionantes que he presenciado en un escenario. Ni lámparas cayendo ni muertos en una piscina...

Este número, en el que vemos que la sangre ha brotado de forma generosa, se repite uno de los temas musicales que cada cierto tiempo nos recuerda que estamos asistiendo a un cuento, a una leyenda. Ella es Angela Lansbury, actriz a la que le tenía cierta manía hasta que oí este Sweeney Todd y alguna actuación suelta vía Internet (atención al speech antes de cantar: "Seguro que se están preguntando, ¿qué hace Jessica Fletcher en un sitio como este?").



Por cierto: como se puede apreciar, el aspecto timburtoniano está en el musical desde hace más de 25 años. Lo digo porque cuando se estrene el año que viene la película musical todos dirán: "Es puro Tim Burton, cada día es mejor". A mí me gusta mucho Tim Burton, pero a Sondheim lo que es de Sondheim.

Si cuento todo esto es porque hace tiempo que quería oír la nueva versión de Broadway (bueno, ya tiene algo más de un año). Broadway nos tiene acostumbrados al verdadero profesional, al actor que canta y baila como nadie... pero con Sweeney Todd, esta vez han ido más lejos. El disco, que me llegó a finales de la semana pasada (no pude contarlo en ese momento porque estaba muy liado con el post de Tetas y Culos), viene con una información que me ha dejado perplejo. Leo que los de la orquesta son los mismos actores. Quiero decir, cuando no cantan, tocan un instrumento sobre el escenario. No hay más músicos que ellos. Los actores son la orquesta. Por ejemplo, la hija de Sweeney Todd es la flautista, Sweeney Todd es el pianista... todo, arreglado para que suene de forma espectacular. Hay números en los que cantan y tocan al mismo tiempo... Evidentemente, cada día es más difícil actuar en Broadway...

Para muestra, este super macro botón:



PD: Cuenta la leyenda que Alan Menken y Howard Ashman se empeñaron en que Angela Lansbury cantara la melodía de La Bella y la Bestia (que al fin y al cabo, es la canción principal). Los ejecutivos de Disney no veían muy claro que uno de los personajes secundarios (una tetera) fuera el que cantara esta canción, y además, no era ni de lejos el personaje secundario importante. Para eso, ya estaban Lumiere y Ding-Dong. Ni siquiera la actriz lo veía muy claro. Hay que tener en cuenta que estas decisiones se toman mucho antes de empezar a dibujar. Pero el empeñó del compositor fue tal, que Angela Lansbury fue al estudio y grabó la canción de corrido, en una sola toma, sin ensayos... para que Menken y Ashman se la pudieran enseñar, a modo de maqueta, a los ejecutivos. El éxito de la grabación hizo que la actriz no volviera a grabarla. Es la que oímos en la peli. Y además, la canta muy, muy bien en directo: aquí.

19 enero, 2007

Sobre Efectos Especiales

Aunque está lejos de ser una gran película, reconozco que esto de mezclar piratas y fantasía es una combinación fantástica. Ya hablé de ello cuando hice el post sobre el Monkey Island. Ahora sería incapaz de escribir sobre Piratas del Caribe porque, sencillamente, ya no me acuerdo ni de que van...
Pero si recuerdo dos cosas. En la primera peli, hay un plano de todos los piratas convertidos en esqueletos que se acercan a una isla por debajo del agua, caminando por las profundidades (un planazo bizarre, bizarre).
Y en la segunda, de la que tampoco recuerdo nada, tengo muy presente a Davy Jones, este señor con esta barba tan peculiar y que, en un momento dado de la peli, toca el órgano con ella.
A lo que voy, hay efectos especiales absolutamente maravillosos. Parece que ya ha pasado la época de poner FX sin parar y sin excusas. Ahora es demasiado normal y habitual, por lo que, al igual que las tetas y culos del post anterior, sólo se hace cuando lo exige el guión.
Hace un rato estuve en Menéame (gran página de Internet, que debía estar, inexcusablemente, en todos los Favoritos) y descubrí un vídeo que realmente va a cambiar la concepción de los efectos especiales. No es nada nuevo, es que realmente, ahora está al alcance de la mano hacer virguerías. Cualquier persona con un programa de edición decente puede llegar a hacer efectos especiales de gran calidad sin tener ni idea de programación en 3D y sin conocer el 3D Studio o similares...
Empieza de forma curiosa, pero espera que llegue a la foto de Tom Hanks: vídeo

18 enero, 2007

Tetas y culos

Sé que no se lo van a creer, pero la foto que he puesto de Bette Davis al lado, no es real. Es un fotomontaje casi perfecto que he realizado con el Photoshop. Sé que en ningún momento nadie va a sospechar de que es un trabajo (magníficamente realizado, por otra parte) hecho por mí.

Hoy ha sido el día escogido, después de siete meses, para hacer público este extraño blog. En él, querido amiguete, hablo de cine, del de antes y del de ahora (en colores), de musicales de Broadway, de vídeos raros en Youtube... No es nada especial, aunque te comentaré que el post de Sonia Martínez y de Dominique Dunne han tenido mucho éxito.

Reconozco que la técnica de llamar a este post "Tetas y culos" es absolutamente lamentable. Pero también sé que mañana, la página que me analiza este blog me va a dar un subidón de datos que te cagas. No hay nada como poner un título interesante para que la gente que busca en Google te visite, y es que ayer, con tantos amigos como normalmente me visitan, sólo pasaron por esta página cuatro personas (y yo fui una).

A los que hayan buscado en Google por alguna de las dos palabras mágicas y no les guste ni el cine ni los musicales, lo lamento y espero que me perdonen... a ellos especialmente, les dedico este vídeo para calmar los ánimos:



PD: Sí, es un post patético: tetas, culos y Joselito... pero el lunes os cuento las visitas recibidas. Hoy estoy de experimentos...

17 enero, 2007

James Horner y sus parecidos razonables

No son exactamente iguales, pero son razonablemente parecidos. Chanquete tenía un barco en un monte y el gran Sean montaba en barco. Valee... es muy malo. Pero si pongo una foto de James Horner no lo conoce ni Dios. Además, no vale la pena.

Lo he contado alguna vez, pero hoy vengo a escribir en el blog con pruebas. A principios de los 80, James Horner me encantaba, sus bandas sonoras para Willow, Aliens, Fievel... me tenían cautivado. Y sin embargo, un día fui al Auditorio de Las Palmas a oir a
Rachmaninov y, cosas de la vida, lo que oí fue Willow.

¿Se parecían un poco las dos piezas?

No, era Willow haya cogido una pieza de otro compositor para la banda sonora... pero... , solo que compuesta unas cuantas décadas antes por Rachmaninov. Pero claro, siempre queda la posibilidad de que Horner haya usado una pieza clásica para la película... pero...

ah... no lo pone en ningún sitio...

¿En la peli, en sus largos créditos del final?
No.

¿En el disco?
No.

El caso es que hoy sé (gracias a Internet) que la práctica habitual de James Horner es el plagio sistemático, tanto de los clásicos (incluso los más populares) como de algunas piezas suyas de juventud (en un raro caso de autoplagio)... porque sino... ¿cómo se comprende que suene prácticamente igual un corte de Una mente maravillosa, con uno de Sneakers, con uno de En busca de Bobby Fischer, con uno de El hombre Bicentenario... (todas de Horner)?

ETCÉTERA, ETCÉTERA, ETCÉTERA...

Ala!!! Ayer, en la lista de correo a la que estoy apuntado (bsospirit) me pasaron este enlace: enlace que acojona (creo que con Mozilla necesitas un super plug-in). Un claro ejemplo de la política de Horner. Yo, aunque me guste alguna banda sonora suya, siempre pienso... ¿de dónde coño habrá sacado esta melodía?

LA CAJA KOVAK

La caja Kovak es una de esas películas que no recomendaría, pero que a mí me ha encantado. Entra dentro de esa categoría rara, como Cuando llega la noche de John Landis, que sabes que lo que ves te apasiona pero no es nada extraordinario. Como si hubieran hecho una película especialmente para mí con una serie de piezas que encajan conmigo.

Pero en realidad no me extraña. Su director es Daniel Monzón, un muy buen crítico de cine en la revista Fotogramas durante muchos años (además de ser el primer Sobrino de Mr. Belvedere) y subdirector de Días de cine en Televisión Española, tiene prácticamente mi edad y además, estaba un curso por encima del mío en la Facultad de Ciencias de la Información en Madrid (Amenábar estaba un curso por debajo). Quiero decir, somos más o menos cinéfilos de la misma edad y, por lo que le he leído, con gustos parecidos.


Lo que está claro es que si yo fuera director de cine en España, me gustaría hacer el guión con Jorge Guerricaechevarria (Muertos de Risa, La Comunidad...), contrataría a Lucía Jiménez, la música la pondría Pascal Gaigne o Roque Baños y si tuviera que contratar a un actor extranjero que rondara los cuarenta años, me llevaría a Timothy Hutton.


La Caja Kovak es una peli de misterio que transcurre en Mallorca. Tiene momentos muy impactantes, una banda sonora que me recuerda a Herrmann pero en la que se comienza a vislumbrar algo más personal (yo siempre le he echado en cara a Roque Baños su labor de mimetización, siempre se parece a Elfman, o a Herrmann, o a Williams… pero nunca a Roque Baños).

El guión es un gran juego que permite al director situarnos en unos sitios extraordinarios, desde cuevas fantásticas hasta faros, desde deliciosos jardines hasta hoteles rústicos de ensueño.

Me llama mucho la atención lo extraordinariamente bien resueltas que están algunas secuencias a nivel de dirección. En un país como el nuestro en el que se tiende a contar las cosas de forma verbal, es reconfortante ver como Daniel Monzón resuelve muchas secuencias de forma visual, como esa cámara que se pasea por la terraza de una cafetería en el segundo suicidio (se ve en el trailer, un poco más abajo, pero ahí han cortado la secuencia en pequeños planos).

Los actores están todos bien, me congratula profundamente la presencia de David Kelly, personaje al que adoro desde que vi Despertando a Ned. Por cierto, la Sra. Jiménez no sólo ha madurado como actriz sino que está impresionantemente guapa. Hutton siempre está bien (¿nadie se ha dado cuenta de lo buen actor que es este tipo?)


EL TRUCO FINAL

El truco final es entretenida.

Pero tiene truco.
Y es evidente.
Sabes como termina desde la primera hora.
Y esperas que tenga “un truco al final”.
Pero es el que te esperas.
Y lo sabes desde el principio.
Y te decepciona.
Y me da pena que tanto actor bueno, tanta actriz guapa y un director con talento, hagan esta peli que es realmente entretenida, pero...

Por otra parte:

¿Por qué en España la han llamado El truco Final?
¿No es demasiado evidente?
¿The Prestige (su título original) no vale?
¿Recuerda a petrolero en Galicia?

¿Y El Prestigio?
Nunca Máis.


16 enero, 2007

Un globo, dos globos, tres globos... de oro

Me gustaría destacar un par de cositas de los Globos de Oro entregados en la pasada madrugada. Si alguien no ha visto la lista de premiados, esta aquí o aquí.

En el famoso post de Pascal Gaigne ya comentaba que uno de los pocos compositores realmente interesantes de los últimos tiempos es Alexandre Desplat, que por fin ha ganado un Globo de Oro. Desde luego, es una oportunidad para meterse de lleno en el mundo de Hollywood y que, de paso, te nominen a los Oscar.

Lo segundo, realmente denigrante, es que Clint Eastwood haya ganado el premio a la mejor película extranjera por Cartas desde Iwo Jima. Quiero decir, no sé si es la mejor peli o no, no la he visto, pero... ¿no suena un poco raro que le hayan dado este premio? Creo que se ha abierto una brecha para que los americanos comiencen a dar premios a sus propias películas en este apartado. Hasta ayer, creía que el mayor competidor de El laberinto del Fauno era Volver... y de repente, resulta que el Oscar se lo va a llevar Eastwood... Jojojo...

No he visto la película de Borat, pero me alegro de que le hayan dado un premio a este tiparraco: ¡hace de Pirelli en la película Sweeney Todd que dirige Tim Burton!

El resto, bien: hay cosas bonitas, como premiar a Forest Whitaker y al gran Martin Scorsese. Creo que, según mi propia y personal escala de valores, están entregaditos con gusto.

15 enero, 2007

HUMPHREY BOGART

El otro día recordaban en elmundo.es que llevamos medio siglo sin Humphrey Bogart en un artículo magnífico.
Y como saben que me gustan las historias del Hollywood clásico, de cuando los actores eran auténticos dioses, les voy a contar una anécdota memorable del señor Bogart, que no me la invento sino que, como siempre, la extraigo de un libro memorable llamado Las estrellas de Hollywood y lo firma el indiscutible Peter Bogdanovich.
Por cierto, este libraco cuenta algunos encuentros con las estrellas más grandes de Hollywood desde el punto de vista de un cinéfilo. Cuenta como le recibe James Stewart en su casa, como es, como coge el teléfono, que es lo que le preocupa... en realidad, lo que cuenta es la faceta humana, no la de estrella en eventos y en entrevistas... lo dicho, un libro magnífico.
Esta anécdota está marcada con lápiz (una moda que me acompaña hace ya unos meses, marco lo que me gusta, ya he abandonado la idea del libro limpito y bien conservado, me gustan leídos, usados y utilizados):
"Raymond Massey recordaba un incidente acontecido durante el rodaje de Action in the North Atlantic (1943): Para la escena se necesitaba que dos dobles saltaran el puente de un petrolero en llamas al agua que había debajo, que estaba ardiendo por el petróleo. Bogey se volvió hacia mí y dijo: "Mi doble es más valiente que el tuyo". Yo le dije que no era así, y que mi doble era el más valiente". Entonces Bogey me miró y dijo: "El hecho es que yo soy más valiente que tú". Le dije que eso era una tontería. Y lo siguiente que recuerdo es que acabamos haciendo la maldita escena nosotros mismos. Massey se reía: "Yo me quemé los pantalones y Bogie se chamuscó las cejas".
En realidad, creo que cincuenta años sin Bogart son muchos años.

KEVIN SMITH

Kevin Smith no es el mejor director de cine del mundo, ni el mejor guionista... pero desde luego, es la persona que da las mejores conferencias del mundo y, sin duda, el director de cine con el que más me identifico. Las conversaciones que él escribe para sus personajes, ya las he tenido yo con mis amigos... como esta o esta.

Del Sr. Smith me apasionan Clerks, Mallrats y Chasing Amy. El resto simplemente están bien, aunque la escena del Indomable Will Hunting II en Jay y Silent Bob contraatacan es impagable.

Hace unos meses se pusieron de moda en Internet dos vídeos de un ciclo de conferencias que dio Kevin Smith en Estados Unidos. Son realmente buenos porque este director de cine no tiene pelos en la lengua y uno no puede parar de reír. Ni corto ni perezoso busqué el DVD en Amazon (ya que sólo se editó en EE.UU. aunque afortunadamente lo hicieron con subtítulos en español) y... Voilá....

Son dos DVDs llenos de ingenio y si uno no puede imaginarse cuatro horas de risas continuas, clases magistrales de cine, curiosidades, tensión... con sólo una conferencia, ya están tardando en comprar este DVD (región 1, cuidado). Pongo el enlace de Amazon por si alguien está interesado: el enlace. Curiosamente, no tengo comisión.

Por si alguien no vio estos vídeos, aquí está el momento en el que habla de Superman Reborn y Tim Burton. Es largo, pero créanme, si tienen algo de tiempo, vale la pena.



GRIZZLY MAN

Hasta ayer, Grizzly Man ocupaba la categoría de film maldito en mi vida, uno de esos que busco cada vez que voy a Media Markt o conecto la mula. Siempre hay películas que se resisten a que las veamos (¿pero dónde está La silla de Fernando?), normalmente porque sus distribuidores son unos atontaos que tienen una desconfianza brutal en su producto. No es el caso. El sábado encontré una copia de Grizzly Man en un bonito estante de una tienda y, por supuesto, ya no está allí.

Grizzly Man la dirige un impresentable. No trago a Werner Herzog, tan famoso por sus películas como por sus batallas campales con su actor fetiche, el ahora fallecido y también impresentable Klaus Kinski. Pero desde que me contaron esta historia y vi un par de trailers, pensé que este documento tenía que ser bestial. Las críticas, en general, corroboraban que la experiencia visual era apoteósica.


Más o menos es esto: un señor, un poco harto de la sociedad moderna, se va muchos meses al año a vivir con los osos, se convierte en estrella por su forma de defender el hábitat de estos animales, se acerca a ellos, los comprende... vive tantos meses solo con los osos que se le va la cabeza. Como lo graba todo con una cámara de vídeo, quedan grabadas escenas que dan hasta miedo... Finalmente, un oso se lo come.


Se me olvidaba. No es una película. Es un documental y la historia es real. Lo único que ha hecho Herzog es montar más de cien horas de imágenes en un documento tan maravillosamente visual como espeluznante. La naturaleza en su verdadero y único estado salvaje. Y si cuento su final es porque no es el final, el documental comienza contando como murió y luego cuenta la historia desde el principio (no estoy destripando nada).


Aunque la cámara de vídeo estaba funcionando, la grabación de su muerte no existe. Simplemente, todo ocurrió tan rápido que nuestro explorador no pudo quitar la tapa que ocupaba el objetivo. Pero se oye. O por lo menos, la oye Herzog y no deja que nosotros la oigamos.


Las imágenes están, asombrosamente en Herzog, muy bien montadas. La película se ve de un tirón y no deja de sorprender en cada plano. Y los que me conocen, saben que películas de osos y naturaleza no es lo mío. Pero aquí se habla de locura, de un tipo raro que poco a poco se vuelve loco, se entrevista a sus amigos, al piloto que lo llevó a la zona de Alaska en la que se queda y que después encontró su cadáver, a sus padres en Florida...

Y todavía me parece oír como a cada paso que da, nuestro protagonista se pone delante de la cámara y dice cosas del tipo: “me da igual morir atacado por un oso, si se acerca de forma agresiva no voy a defenderme. Los amo. Ni siquiera llevo armas...”. Todavía no sé si este tipo es un genio o un loco, lo que está claro es que era un documentalista magnífico.



12 enero, 2007

John Carpenter, el compositor...

Es curioso como cada día aparecen más cosas de Carpenter en Youtube.

Solo quiero decir una cosa muy breve. A todos los que nos gusta la música de cine, se nos llena la boca hablando de John Williams o de Danny Elfman, o de Herrmann o de Víctor Young... pero a veces olvidamos que los músicos de cine son ligeramente diferentes a los músicos normales, no crean un lenguaje específico con su música, sino que acompañan y en muchos casos, dan sentido a otro lenguaje: el visual.

Por eso me irrito cuando alguien dice que no le gusta una banda sonora con el disco en la mano y sin haber oído la música aplicada a la imagen. Hay bandas sonoras profundamente aburridas en CD que son espléndidas con la imagen. En muchas ocasiones, los discos de John Williams están ligeramente adaptados y son diferentes en la pantalla grande que en la grabación, y es que a lo mejor no tiene sentido oír durante un minuto una nota grave, de forma continua...

John Carpenter hace unos discos profundamente aburridos. No me gusta ninguno. Eso sí, en sus películas sus composiciones quedan magníficas y redimensionan la imagen. Carpenter es, a primera vista, el único director de cine que le pone música a sus propias películas (no vale Amenábar, hablo de gente que lo haga bien). Prueba de ello son estos simples toques de tecla, incluso sin saber tocar el piano, puedes aprenderte la melodía de Halloween. Un hallazgo musical que todos los cinéfilos llevamos en nuestro corazoncito y que sitúa a Carpenter entre los grandes.



Y de paso, si te gusta Halloween, te gustará saber como es la casa en la actualidad.

11 enero, 2007

Spiderman, Hulk, Thor, Flash y la Mujer Maravilla...

Yo comprendo que, a primera vista, parece que la foto de Spiderman que he subido al blog es una broma, pero no, es el Spiderman auténtico de la serie de televisión de los años 70. El protagonista era un actor guaperas que, curiosamente, era el niño, también guaperas, de Sonrisas y Lágrimas: Nicholas Hammod.

Esta foto es una de esas cosas que nos demuestran que los superhéroes del cómic han sido trasladados con bastante poca gracia, poca confianza y poco dinero al mundo de la televisión. Al Sr. Spiderman le sienta fatal este traje. A destacar su poca musculatura y la parte de los ojos, que por cierto, siempre me parecieron unas gafas pequeñas de bucear. Sin embargo, cuando lo vemos en movimiento, no sé la razón, es aún peor.



En cierto modo, ni la camp Batman, ni Flash, ni Hulk, ni Wonder Woman (¿cómo puede ser tan guapa Lynda Carter?) han sido trasladados a la tele con seriedad. En realidad, creo que hasta Conan y Superman en la sala grande, a finales de lo 70, los superhéroes del cómic eran caricaturas.

Ahora las pelis tienen calidad y se hacen con verdadero talento y dinero... lo que toda la vida deseé, buenas versiones de Spiderman, de Hulk, de Superman... y ¿saben qué? Ahora hecho de menos aquellas series malas que nos regalaban escenas tan disparatadas como esta lucha entre Thor y Hulk. Para los que no sepan inglés, todo lo que dice Hulk al principio, cuando todavía es normal, son frases del estilo "...no me enfades...", para luego tirarse descaradamente mal a la electricidad... ¡Actores!



09 enero, 2007

Es mi obligación: SGAE

Lo acabo de ver en yonkis.com, y desde luego, yo también soy partidario de difundir esta idea. Creo que la SGAE hace bastante tiempo que perdió los papeles. Lo siento por Teddy Bautista, que empezó siendo Judas (allá por los años 70, con Camilo Sexto haciendo de Jesús) y con el tiempo le cogió el gusto a eso de las monedas (blood money).

El mejor corto, y además, es corto, corto (treinta segunditos). Mis felicidades a su creador (¿ven?, el tamaño no importa).

08 enero, 2007

1997: Rescate en Nueva York

Me da un poco de vergüenza reconocer que hasta hace un par de días, no había visto Escape from New York. ¿Por qué me da vergüenza? Porque se supone que soy un fiel seguidor de JohnCarpenter y esta es una de sus películas más famosas.

El error está corregido, pero claro, tratándose de una película futurista rodada en 1.981, está realmente mal que la haya visto diez años más tarde de lo que se supone que es el futuro chungo del que habla la peli.

Bueno, pues la cosa es simple. En el futuro, concretamente en 1.997, la ola de crímenes y asesinatos es tan brutal que ha ascendido en un 400%. A los malos se les mete en Manhattan, que ahora es una cárcel de máxima seguridad. Allí, sin policías ni vigilantes los tipos hacen su vida, pero no pueden salir. Tanto los puentes, como el mar y el aire son áreas perfectamente controladas. El problema surge cuando el avión del presidente de EE.UU. tiene un accidente y se estrella en Manhattan, en plena sociedad carcelaria. Sólo un asesino como Snake (Kurt Russell) puede meterse en ese delirio de ciudad para sacar al presidente.

Como todo el cine de Carpenter (salvo Christine), la película me ha cautivado. Se nota su bajo presupuesto, sobre todo en pequeños detalles, pero la acción y la trama se mantienen muy, muy bien. Otra cosa es esa especie de fiebre de los 60 y 70, en gran parte por culpa de Roger Corman, en que las películas se venden por un cartel tan espectacular como mentiroso, porqueeee...¿de dónde sale esa cabeza de la Estatua de la Libertad tirada en pleno Manhattan?

De todas maneras, esto es puro Carpenter en su mejor época creativa.

El director cuenta, en un pequeño reportaje que se puede ver en el DVD, que hizo unas cuantas proyecciones de prueba de la peli y comprobó que funcionaba realmente bien pasado el primer rollo. En esos primeros diez minutos de película se veía el robo y detención de Snake. Pero según Carpenter, a Snake se le veía demasiado humano. Sin inmutarse, quitó eso diez minutos de metraje que le sobraban y dejó que la película comenzara sin la presentación del personaje. Como yo con estas historias no puedo vivir en paz, he encontrado esos diez minutos de película para el que quiera verlos.








Los Reyes Magos vienen de Francia

¿Se acuerdan cuando nos preguntábamos para que sirve un blog? Aquello de alimentar el ego y tal... bueno, pues hoy he descubierto que sirve para muchas cosas más.

No dejan de sorprenderme los datos de Google Analitics... hay gente que lee esto desde Cebu City (¿), desde Montebello, desde Whitefield, desde Beijing... lo que está claro es que la comunidad hispanohablante está en todas partes. No recibo muchas visitas, unas seis mil en seis meses (el blog comenzó en junio de 2006), pero amigos míos, son muy variopintas.


La gente que no me conoce (a los que no les he dado la dirección) llega al blog por entradas en Google tan diversas como Disney Torrent o desnudos playeros (no se muy bien el porqué), pero lo que ha causado verdadera conmoción, curiosamente, fue la entrada de Sonia Martínez. A día de hoy, junto con Dominique Dunne, sigue siendo el post que más atrae a la gente.


Y por supuesto, el día más emocionante y por el que me he decidido a escribir estas líneas, ha sido hoy, 8 de enero, que unos reyes magos tardíos y de Francia me han traído un regalo en forma de comentario. Un día de diciembre escribí sobre Danny Elfman y Pascal Gaigne, los dos compositores que más me interesan en la actualidad y el Sr. Gaigne me ha escrito un comentario de agradecimiento y me ha dejado su mail. Si esto de los blogs no mola, que venga Dios y lo vea.

04 enero, 2007

CASITAS DE CINE


Es una evidencia, pero lo contaré desde el principio. Igual que una persona cualquiera puede apuntarse en una agencia de modelos para asistir como figuración a las películas, también se pueden apuntar casas.

El equipo de decoración, junto con el director, cuando visitan localizaciones ven cientos de fotos de casas disponibles para rodar. Son lugares que normalmente están destinados a eso y suelen estar preparados. Hay que tener en cuenta que un equipo de rodaje son muchísimas personas y que van a modificar y a estropear el lugar de rodaje como una plaga controlada. Por este alquiler de espacio se paga una millonada.

En mi pequeña pero intensa vida laboral cinematográfica me he topado con alguna sorpresa. Por ejemplo, las escenas en la casa de Malena en Malena es un nombre de tango, que duran unos diez minutos en total (aunque el equipo de rodaje estuvo allí un par de semanas) se rodaron en un chalet maravilloso en pleno Madrid. Pasas tanto tiempo en esa casa que al final la conoces al dedillo. Ahora la puedo identificar en muchísimas películas, aunque me dejó sorprendido que en Familia, de Fernando León de Aranoa, transcurriera dentro toda la película.

Normalmente, una casa de estas sirve para muchas localizaciones de forma que te ahorras un montón de tiempo de traslado del equipo de rodaje.

Mirando en Internet me he encontrado algunas localizaciones de películas de mi infancia. Algunas han cambiado mucho. Recuerdo que la casa de ET. no tenía demasiadas plantas por fuera, estaba como recién construida... y mírenla ahora...

El cambio más estético ha sido el de la zona residencial de Poltergeist. Daría mi mano derecha por vivir en un sitio así, a ser posible, sin muertos bajo el suelo.

03 enero, 2007

VALLEY OF THE DOLLS

Las películas que hablan sobre cine siempre me han gustado: el metacine. Así, de repente, me viene a la cabeza Cuando llega la noche, Sunset Boulevard, Dulce Libertad, Cantando bajo la lluvia, Fargo, Chaplin, Queridísima mamá, Kiss Kiss Bang Bang, Eva al desnudo, Cautivos del mal y un largo etcétera...

Por eso, cuando el otro día estaba en uno de esos paseos semanales por MediaMarkt y descubrí Valley of the dolls a cinco euros ni me lo pensé. Por el título puede parecer una de las secuelas que hizo Russ Meyer, pero no. Es una peli basada en un bestseller de los años 60 en la que tres jóvenes emprenden una carrera artística mas o menos al mismo tiempo y sus destinos son... duros...

La película ha notado el paso del tiempo y es un poco larga, pero no está mal, bueno, en realidad, es malita. Una típica producción de los 60, pero me gustaría recalcar dos o tres cosas que me sorprendieron. Una de ellas es el protagonismo de Sharon Tate, más famosa por su atroz asesinato que por sus películas. Siempre habíamos oído aquello de "asesinada con una prometedora carrera por delante". No. Era una actriz asombrosamente mala. Es como esta actriz española, Azuzena Hernández, que decían que tenía una carrera maravillosa por delante y tuvo un accidente que la dejó en silla de ruedas... con todos mis respetos por esta señora, lo único que había hecho era salir en las pelis de Mariano Ozores y seguir una carrera paralela a la de Jenny Llada o Loretta Tovar... No quiero ser cruel, quiero ser objetivo...

Eso sí, la Tate era asombrosamente guapa. Por otra parte, es uno de los primeros trabajos de un joven John Williams, que adapta la canción a la banda sonora y dirige la orquesta, aunque la verdadera voz cantante, en este caso, es la de André Previn.

Y por último, casi al final de la peli, a una de las actrices la van a buscar al camerino del teatro para decirle eso tan manido de "un minuto para salir a escena"... aunque la situación es dramática porque la actriz está completamente borracha... bueno, pues esa frase la dice un joven, joven, joven Richard Dreyfuss.

La que siempre está impagable es Susan Hayward en una de sus últimas películas, una actriz como la copa de un pino (Dios mío, que bien estaba en Quiero vivir) que, además, sustituyó a última hora a Judy Garland, hasta el punto de que las canciones que canta Hayward tienen la voz de la Garland... que por cierto, se fue con el vestuario. Los famosos conciertos que hizo Judy Garland al final de su vida los hizo con el vestuario de Valley of the dolls...

Hisaishi y Sakamoto

No recuerdo como llegó la información a mis manos, pero alguien me recomendó el disco de La Princesa Mononoke mucho antes de que la película saliera al mercado en España. Y fue uno de esos descubrimientos que te abren un mundo nuevo. Sinceramente, yo creo que es la banda sonora que más me ha cautivado en mi vida en su primera escucha. Tanto, que en la actualidad tengo tres versiones diferentes de ese CD.

El prodigio de La Princesa Mononoke se llama Joe Hisaishi y es una bestia parda, un talento demoledor, un fuera de serie que ha hecho un buen puñao de obras maestras en muy pocos años, desde El verano de Kikujiro hasta El castillo ambulante. Su trabajo puede parecer muy tradicional, con gran orquesta y piano como hilo conductor, sus melodías son muy sencillas y muy, muy melódicas, y sin embargo, las formas se complican y se entrelazan durante la ejecución complicando la pieza de forma absolutamente demencial.

Un buen ejemplo de su trabajo (y un gran vídeo de Youtube) es su pieza Madness, compuesta para piano y nueve cellos (creo que es de lo mejorcito que se ha compuesto en los últimos tiempos, por cierto, Hisaishi es el que toca el piano):



Pero para la persona que no haya descubierto todavía el gran trabajo de Joe Hisaishi para La Princesa Mononoke, vale la pena que escuche este pequeño fragmento, sin orquesta, sólo con Hisaishi al piano:



De este compositor se han editado recopilaciones bastante buenas, un material perfecto para introducirse en su mundo. Además, en la Mula aparecen bastantes cosas. De momento, es la única manera de escuchar a Hisaishi, ya que ningún distribuidor ha tenido la delicadeza de traernos material de él a España.

Y gustándome como me gusta Hisaishi, y Elfman, y Gaigne, y Williams, y tropecientos mil compositores, si yo fuera director de cine y tuviera que escoger un compositor para trabajar juntos en un montón de películas (que serían malas, malas, debido a mi creciente impaciencia y por tanto, mi imposibilidad de esperar por nadie) escogería, SIN DUDA ALGUNA, a Ryuichi Sakamoto.

Sakamoto tiene una carrera especialmente larga e inundada de buena, buena música. Es de esos compositores que me han acompañado durante años, he estudiado con él de fondo, he crecido con sus bandas sonoras y salté de alegría cuando le dieron un Oscar por El último emperador. Curiosamente, en esta banda sonora se contrató a Sakamoto para hacer la música occidental y David Byrne para hacer la música más oriental. De todas las melodías que pueblan El último emperador, yo me quedo con RAIN:



Sakamoto trabajó en Tacones Lejanos con Pedro Almodóvar, una gran banda sonora que Pedro siempre ha criticado. De todas maneras, el director manchego ha encontrado a su alter-ego en la figura de Alberto Iglesias.

Y aunque Sakamoto se hizo muy famoso por su actuación y su música para Merry Xmas, Mr. Lawrence, yo me quedo con su banda sonora para Cumbres Borrascosas, un clásico que no debe faltarle a ningún amante de las bandas sonoras.

Aquí un extracto de Tacones Lejanos:


02 enero, 2007

ESTRUCTURAS Y FORMAS

No es que yo sea Jean Mitry o algo parecido, pero cada día me gustan más las estructuras de las películas, casi tanto como lo que cuentan. En realidad, es algo que me pasa con los libros, con la música, con los cómics...

Cuando se estrenó la super-sobre-mega-valorada Abre los ojos, Amenábar dijo en una entrevista que la estructura de Vértigo de Alfred Hitchcock era débil y que él habría montado la película de forma diferente (seguramente la habría montado mal). En ese caso, el Sr. Amenábar se refería a que el espectador de Vértigo averigua el final antes del final, antes que la protagonista, por lo que el misterio que nos queda es ¿cuando se dará cuenta ella?. Un movimiento inteligente del maestro inglés que convierte la película en una genialidad. En realidad, lo que hace Hitchcock es cambiar el misterio por el suspense. No discutiré los pormenores de este asunto peliagudo, pero si me interesa recalcar la importancia de la estructura, de los bloques de información, del cómo se cuentan las cosas... Yo no tengo ese poder (y se puede comprobar con mi forma de escribir, desparramando letras por aquí y por allí).

Incluso en la música me apasionan los compositores que no siguen los cánones de siempre, aquello de texto - estribillo - texto - estribillo - sólo musical - estribillo - gran final. En ese sentido, se gana la palma el tristemente desaparecido Jonathan Larson con la canción Without You de RENT, una estructura muy atractiva que no acaba de arrancar y que, cuando finalmente lo hace... mejor la escuchan...



Me parece un buen ejemplo porque desde el principio, desde la primera vez que oí esta canción, me pareció más interesante la estructura que tenía que su melodía o la voz de la cantante.

Las formas también son importantes. La elección de formato, tipo de película, tipo de fotografía... todo afecta al fin cinematográfico aunque el espectador no sea consciente. Tengo amigos que no escuchan ni una sola nota musical de la banda sonora de lo concentrados que están en la imagen, pero os aseguro que la música les afecta, nos afecta a todos.

Pero me da la sensación de que al espectador le importa mucho más la estructura que las formas. La realidad, por mucho que la Disney se empeñe en abrir y cerrar sus estudios de animación tradicional, es que al espectador le da igual que las películas estén hechas en animación 2D o 3D. Si Toy Story fue un éxito fue gracias a lo grandioso de su guión y no porque esté hecha por ordenador. Y si Shrek es divertido es porque Pinocho es la monda y se ríen de todas las historias tradicionales que conocemos. No por el ordenador. De hecho, ahora hay películas animadas por ordenador que son muy, muy malas y sin embargo, efectos especiales que son maquetas que son muy, muy buenos.

George Lucas se empeñó en hacer la segunda y tercera película de StarWars en digital. Vale. Unos pocos privilegiados la vieron en salas adecuadas, el resto del mundo la vimos en los cines normales, en película, en celuloide... pero ¿realmente a alguien le importó el formato? Por supuesto que es un avance en la forma de hacer cine, sobre todo para los profesionales (precio, manejabilidad...), pero... ¿afecta al espectador?.

En un minuto o en mil minutos, celuloide, digital... el cineasta debe hacer la elección correcta para lo que quiere contar... pero amigos míos, lo verdaderamente importante y difícil es saber contar una historia.