28 febrero, 2013

Oscars 2013


Seth con Looper y Potter
La elección de Seth Macfarlane como maestro de ceremonias, en principio, era bastante misteriosa. Es un cómico que se prodiga poco en público y que algunos identificamos como alguien importante detrás de las cámaras, nunca delante. Y a pesar de las críticas que le han llovido y de su negativa a volver a presentar los Oscars “de ninguna manera”, estuvo realmente simpático. 

Sus gags eran directos, muy rápidos y en algunos casos, ciertamente duros (“Argo” se basó en una historia tan secreta que incluso su director es un desconocido para la Academia”).

Tras unos años de caída vertiginosa de audiencia, resulta que EE.UU. la gala ha sido un completo éxito y la cadena de televisión está encantada con el acontecimiento. La crítica ha sido dura con el evento (sobre todo fuera de EE.UU. En lugares como España ha sido calificada como un evento “demasiado musical” quizá acostumbrados a otro tipo de galas...). Quizá por todo esto, para mi ha sido uno de los mejores años que han presenciado mis juveniles y joviales ojos.
  
A mi parecer, hay unos cuantos momentos sublimes:

1.- Tras un montaje bastante penoso e irritante de los 50 años de James Bond (lleno de circulitos, colores y sobre todo, sin ningún sentido) apareció Shirley Bassey, con todos sus años y su movimiento de manos hipnótico cantando un Goldfinger, en riguroso directo, espectacular.

2.- Chicago, DreamGirls y Les Miserables… pues que les voy a contar, a cada cual mejor. Posiblemente, el corte que más me gustó fue el de Chicago con una Catherine Z. Jones absolutamente espectacular en el baile y en la voz. Anne Hathaway, por su parte, tenía la voz temblorosa e intentó dar unas notas a las que, ciertamente, no llegaba (chica, cada persona tiene su registro y no te debes saltar el tuyo).

3.- Adele. Es un auténtico placer verla cantar y además está insultantemente guapa para lo gordita que está. Tiene el aura de las grandes estrellas, con ese estilo demodé tan particular. Sin embargo, el ingeniero de sonido no estuvo fino con ella y se oía mucho más alta la música que la voz, dejando su actuación como algo correcto… pero bien nivelado podría haber sido lo mejor de la noche.

4.- In Memoriam y la Streisand. Lo mejor de la noche. Con Barbra en directo es probable que se te ponga la piel de gallina. Con Barbra en directo cantando The Way we were es probable que te den ganas de llorar. Con Barbra en directo recordando emocionada a Marvin Hamlisch es probable que la imagen se te clave en el cerebro y no abandone nunca.

5.- La magia está en los detalles: Las frases de Macfarlane, la rapidez de la entrega de premios, la música de Tiburón para echar a los premiados que hablan demasiado, la naturalidad de Jennifer Lawrence (“estáis de pie porque os doy pena porque me he caído”)...

¿Vale la pena sufrir toda la semana con el horario cambiado?
Por supuesto. Y más en un año como este en el que, para un servidor, ha sido la mejor gala posible.

PD: Los premios bien repartidos. Me gusta que no haya una clara ganadora porque, entre otras cosas, ha sido un año de cine fantástico. No había una película de esas que arrasan, pero a cambio, hemos tenido veinte películas que realmente valen la pena. Yo cruzaba los dedos para que el año que viene volvamos a disfrutar de un período tan intenso como este.

PD2: Unos estudiantes han presentado este montaje celebrando los 50 años de Bond. Y esto, amigos, si es un homenaje de verdad:

 

6 comentarios:

  1. Y gracias a Mars on life y su autora por ver los Oscars conmigo, pero en la distancia. Los comentarios de la noche los guardaré como oro en paño porque mira que somos criticones. Una velada estupenda.

    ResponderEliminar
  2. Saludos:
    Sólo por curiosidad.
    ¿No hay nada que quieras comentar sobre la gala de los Goya de este año?

    ResponderEliminar
  3. Somos muy criticones, y si nos colocan cerca somos peligrosísimos porque nos dan ataques de risa incontenible, de los que llegan a molestar a otras personas XDD.
    Y tanto que merece la pena el horario cambiado.

    En cuanto al presentador, tengo que decir que ahora que tengo descargada una gala en condiciones a super calidad y sin traductores simultáneos, he podido pillar más cosas de las que dijo Macfarlane que han mejorado mi opinión. Que no es que fuera mala, pero ahora es mejor. Aun así, creo que la gala fue demasiado sobria en su parte no musical, y me he reído mucho más otros años. Pero en contraste hubo mucho musical, con lo cual me siento compensada por lo del año pasado.

    ResponderEliminar
  4. elanonimotranquilo11:25 a. m., marzo 03, 2013

    a mi me gusto y a pesar de tener tanto numero musical duro media hora menos que otros años... eso es ritmo.

    Por cierto ninguna mencion a la belleza y elegancia de la theron bailando a lo fred astaire y ginger rogers?

    ResponderEliminar
  5. Pues la Theron no me impresionó demasiado. Lo cierto es que la realización televisiva la dejó de fondo y no puso especial interés en sacarla. Sin embargo, sin meterme mucho en la historia de los trajes, debo decir que todos estaban bastante guapas y guapos. La Theron, con ese pelito corto, superelegante. Y Jennifer Lawrence, como bien me apuntó mi hermana por teléfono, cuando está callada está guapísima, pero cuando habla, sale ese espíritu de pueblo americano tan característico, que sólo le falta el chicle.
    En cuanto a los Goya, escribí un comentario pero no ha salido. Después de los Oscars, se hace complicado hablar de la gala de los Goya. A mi me gustaron algunas cosas, como el equipo Chanante, pero es como comparar a Rosario Flores con Barbra Streisand: no procede.

    ResponderEliminar
  6. el homenaje ese a 007 esta muy bien pero tiene un fallo enorme: Daniel Craig.

    ResponderEliminar